Miguel Ángel Casique Olivos

Alcalde morenista de Tláhuac, Raymundo Martínez, ignora a la población y los amenaza

Ahora que está de moda la palabra frontera, también en la Ciudad de México se retoma y es que este fin de semana, la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum dijo que la Guardia Nacional está contemplada para participar en la capital pero que sólo realizará patrullajes en las zonas fronterizas con el Estado de México y en la Gustavo A. Madero e Iztapalapa; pero también dejó ver que si es necesario se analizaría que las operaciones de la Guardia se realicen en otras zonas de la capital.

¿Qué es lo que quiere decir la Jefa de gobierno con eso de si es necesario? Estará pensando que en la CDMX no hay delincuencia o crímenes? o ¿Acaso no está tan de acuerdo con el presidente López Obrador para que la Guardia Nacional se apodere de la Ciudad? Si esto fuera así sería un punto negativo para el gobierno federal, porque ni a sus propios gobernantes logra convencer de la “importancia” la Guardia Nacional.

Quién también se ve medio rebelde a la frase de “Primeros los pobres” es el alcalde de Tláhuac, Raymundo Martínez Vite, quien antes fue presidente del Comité Ejecutivo delegación de Tláhuac por el PRD y Jefe de la Unidad de Transporte y Vialidad, además de ser Subdirector de Gobierno y de Seguridad Pública, un hombre muy cercano al ex delegado de esa demarcación, Rigoberto Salgado, pero además se dice fue quien autorizó más de mil permisos a mototaxistas en la demarcación; algunos dicen que como pago de favores a su servicio de monitoreo en las calles de ese lugar.

Se dice que también ha sido muy criticado porque lideró a más de 2 mil mototaxistas que servían de “halcones” al famoso “El Ojos”; sea cierto o no, la verdad es que el alcalde cuando tomó protesta aquel 1 de octubre de 2018, se comprometió ante todos los tlahuaquenses a mantener una relación cercana con los campesinos de la demarcación y dar puntual atención a la zona urbana de las calles y unidades habitacionales.

Aquí unas citas textuales del señor alcalde morenista de Tláhuac: “Vamos a hacer un gobierno cercano a la gente porque es lo justo, y también porque creemos que todo trabajo con cercanía, intensión y buena voluntad rinde frutos”… “Hoy, mi único deseo es ocupar mis fuerzas en beneficio de ustedes y de este gran territorio que es parte de nosotros y amamos. Seré el primero en poner el ejemplo, pasando todo el tiempo junto a la gente en las calles, sufriendo lo mismo y disfrutando lo mismo”; y ahora qué queda de este discurso; sólo palabras, en los hechos no hay nada.

Hace unas semanas Raymundo Martínez fue denunciado por la Concejal Ana Laura Chavaro por presuntos actos de corrupción, la denuncia se presentó el 22 de febrero ante la titular del Órgano Interno de Control en la Alcaldía; acusan la compra de 10 camionetas y una ambulancia, mismas que fueron pagadas a una empresa a fin al funcionario, de acuerdo a eso estaría violando la Ley de Adquisiciones de la Ciudad de México. Por otro lado, en el Mercado de Xapotitlán en Tláhuac, se dio un generalizado cuando los locatarios coinciden en que el alcalde pagó 20 millones de pesos para reconstruirlo pero no han cambiado nada, ni un solo tabique, expresión de los mismos denunciantes y pobladores.

La situación no es tan fácil para el funcionario y menos cuando mañana 3 de abril más de 2 mil habitantes de la delegación, organizados en el Movimiento Antorchista de la CDMX, que dirige la líder social Gloria Brito, realizarán una protesta porque el alcalde no atiende a los pobres; es más, ya envalentonado, en una “reunión de trabajo”, les aseguro que no resolvería ninguno de los compromisos que se habían hecho con miles de habitantes de la zona, argumentando que el dinero público no debe malgastarse”; y su discurso de primero los pobres y el “deseo de ocupar sus fuerzas en beneficio de ustedes”, ¿dónde quedó señor alcalde?. Las demandas de los pobladores son elementales: agua potable para decenas de comunidades, luz eléctrica y drenaje y otros servicios más para la comunidad.

Don Raymundo Martínez sí está cumpliendo pero con la línea que le marcan desde la presidencia de México, ignorar a los pobres y burlarse de ellos; pero eso no es todo pues es sabe por denuncias de asociaciones vecinales como los mismos trabajadores de la alcaldía han manifestado que el trato que Vite les da es de soberbia e intolerancia, incluso los ha amenazado de que si graban video o toman fotografías para evidenciarlo los va a demandar; el alcalde de Tláhuac ignora a la población es soberbio y prepotente; al fin, un gobernante más de las filas de Morena; eso sí, parecen todavía, muy fieles a la 4T.

El clímax no político

Y sobre la Reforma Educativa ¿qué hay?, nada nuevo, la Cámara de Diputados decidió aplazar indefinidamente el análisis del dictamen sobre la reforma educativa, porque don Mario Delgado, presidente de la Junta de Coordinación Política en San Lázaro ha dicho que el acuerdo es no votar la reforma hasta que se agote el diálogo con legisladores y con los líderes de la CNTE; ¿El diálogo consistirá en aceptar las peticiones de la CNTE? o ¿sólo están ganando tiempo para seguir convenciendo a los demás legisladores de que la reforma debe pasar sin mayor problema. Por el momento, querido lector, es todo.

 

Deja un comentario