Miguel Ángel Casique Olivos

Crisis en la CDMX; jaque para Claudia Sheinbaum
Después de siete días de emergencia por la contaminación ambiental que ocasionó malestar en la salud de miles de mexicanos, además de suspensión de clases en los diferentes niveles educativos y de la ineficiencia visible del gobierno morenista de la Ciudad de México, hoy por fin se sabe que se nombró al titular de la Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe) y es el ambientalista Víctor Hugo Páramo.

Posiblemente las autoridades tengan bien calculadas sus acciones, pero el asunto ameritaba una operación rápida y no esperar varios días para decretar contingencia ambiental que hoy se mantiene y, se informa, podría permanecer hasta el día domingo; se sabe por ejemplo que desde 1998 no se había presentado un cuadro de emergencia similar, donde se dejara sin clases a estudiantes del nivel básico y las universidades.

Nuevamente, como en otras ocasiones, los fenómenos naturales o provocados ponen al descubierto la ineficiencia gubernamental y obligan a los gobiernos a tomar medidas de emergencia, cuando se pudo hacer una planeación correcta y no entrar en fases de crisis; por ejemplo, la CAMe pasó tres meses sin titular y fue hasta ayer que se comenzó a ventilar más esa deficiencia en las redes sociales y medios de comunicación por lo que de inmediato salió Josefa González, titular de la Secretaría del Medio Ambiente a anunciar que ya había titular en esa Comisión.

La crisis ambiental ya va cumplir una semana, no ha podido ser resuelta y se ha anunciado que posiblemente dure más días, al menos hasta el día domingo 19 de mayo; pero además, un hecho afecta a otro, porque justo en estos días algunas universidades se encuentran en periodo de exámenes y, sin duda, la suspensión de clases afecta a los alumnos.

Víctor Hugo Páramo, nuevo titular de la CAMe, es ingeniero químico por la Universidad de Guanajuato y especialista en medio ambiente y, se dice, con más de 40 años de experiencia en el manejo de la calidad del aire, tiene una buena tarea; pero quien también debe revisar cómo se están tomando las acciones de gobierno en la Metrópoli, es la Jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum, porque no sólo es la contaminación, también los recientes datos como los asesinatos en la zona de Tepito, hablan de que la inseguridad está incrementando y no se diga de la falta de atención en servicios públicos o apoyo en vivienda.

De paso, debería darles una vigilada a sus alcaldes como el de Tláhuac, Raymundo Martínez Vite, que anda notificando la demolición y destrucción de más de 200 casas porque están en zona irregular; ¿que no sería mejor hablar con las familias y buscar la forma de regularizar ese terreno o brindarles alguna otra oportunidad para vivir con sus familias? Sólo algunos malpensados pueden creer que las cosas en la CDMX se están saliendo de control como está sucediendo a nivel nacional; pero la realidad ahí está y esa sí, no se puede ocultar ni con el dedo de López Obrador ni con el de Claudia Sheinbaum.

El climax no político…

Un punto para el alcalde de Guadalupe, Julio César Chávez Padilla, que estaba mañana recibió al líder social antorchista de Zacatecas, Osvaldo Ávila Tizcareño y una comisión de habitantes del municipio, que han estado solicitando diálogo y respuesta a algunas peticiones de obras y servicios; y es un buen punto porque el funcionario se le vio con buena disposición para dialogar y encontrar solución a problemas de miles de guadalupenses.

Y aunque el alcalde argumenta que no tienen recursos porque la anterior administración lo dejó en bancarrota y hubo robos; se programaron próximas reuniones entre él y el Secretario de Gobierno, José Saldívar Alcalde, para buscar atención y una salida a las peticiones y necesidades de la población que representa el antorchismo guadalupense.

También Osvaldo Ávila Tizcareño ha manifestado que se ve disposición y diálogo; y que si así continúa el gobierno municipal, seguramente la gente agradecerá el apoyo de su gobernante; pero si no hay respuesta, la organización de los habitantes seguirá exigiendo que sus autoridades cumplan; pues si los gobernantes escuchan y atienden las necesidades de la población, el pueblo también sabe reconocer a sus buenos gobernantes. ¿Será que también entre los gobiernos morenistas hay algunos funcionarios o gobernantes que son diferentes y escuchan al pueblo?; la respuesta la veremos más adelante. Por el momento, querido lector, es todo.

Deja un comentario