Estulticias en el STC Metro

Blas A. Buendía 

El 23 de julio este reportero hizo una entrega periodística intitulada: “El Metro, terreno  fértil del hampa hambreada”, enviando incluso como un recurso de queja a su director Jorge Gaviño Ambriz, surgiendo la estulticia porque en lugar de solucionar los problemas de inseguridad como es el desenfrenado robo de bolsos, carteras, cadenas de oro y teléfonos celulares, sus funcionarios actúan de sobremanera respondiendo con piezas demagógicas que al caso es necesario revelar cómo se las gastan los directivos del Sistema de Transporte Colectivo (STC).

A más de un mes, el STC a través de su Gerencia de Atención al Usuario, respondió a las inquietudes que se le plantearon, que seguramente es parte del malestar que cotidianamente la ciudadanía sufre por los altos índices de inseguridad que ya permea al Metro de la Ciudad de México, coludiéndose hasta los elementos de la Policía Bancaria e Industrial con la delincuencia organizada pese a la puesta en marcha del pomposamente llamado “Operativo Metro Seguro”.

La sociedad estima que es totalmente innecesario presentar como una acción de presunción la exhibición protocolaria del portal de este sistema de transporte

http://www.metromediamovil.df.gob.mx/SIPRE/faces/pc.xhtml, y en lo que corresponde al segmento “Atención Ciudadana”, el gerente del  área Miguel Ángel Rocha Valencia, aduciendo “carga de trabajo” cuando en realidad sus acciones aterrizan no solo en la argucia, sino en la patética burocracia. Un mes se tardó para dar respuesta a un problema tan sencillo que fue el delito de robo.

Todo tiene un sentido cronológico en esta nueva historia, y empezaremos por describir qué fue lo que se publicó el 23 de julio en el portal Ángel de la Ciudad de México.

https://angeldelaciudademexico.com/?s=El+Metro%2C+terreno++f%C3%A9rtil+del+hampa+hambreada.

El Metro, terreno  fértil del hampa hambreada

·         ¡Me robaron mi celular que me costó miles de pesos!

·         En lo particular, y pese al hecho, ni la dirección del STC me lo repuso

·         El Metro-CDMX, súper peligrosísimo

·         Lo cierto es que Jorge Gaviño pretende tapar el sol con un dedo cuando miles de usuarios sufren todos los días por su inseguridad

A raíz de las reformas a los Códigos Penales que el Ejecutivo federal signó hace más de un año en pomposa ceremonia protocolaria al pie del Monumento a los Niños Héroes del Bosque de Chapultepec, y que con el paso del tiempo se fueron convirtiendo las leyes mexicanas en una vigorosa laxitud que desprotege en lo más mínimo a la sociedad, el Sistema de Transporte Colectivo -que registra una población flotante de más de 5.2 millones de usuarios diariamente-, se ha convertido en el terreno  fértil del hampa hambreada.

En lo particular, me robaron mi celular que me costó alrededor de 15 mil pesos, y pese al hecho, ni la dirección del STC me lo ha querido reponer, incluso al acudir a las bien cotizadas barandillas del ministerio público de la procuraduría capitalina, consideraron el suceso como un delito de menor cuantía que ni siquiera vale la pena de darle seguimiento.

Sin embargo, el Metro sigue empecinado a través de sus ejecutivos, negar que haya asaltos masivos cuando menos en la estación del Metro San Lázaro, de la Línea B, y que interconectar con la Línea 1 del STC.

Reportes periodísticos señalan que de cuatro a seis sujetos golpearon a una mujer en la cara con la cacha de la pistola, para luego bajar en la estación Flores Magón, tras haber despojado de sus pertenencias a 30 pasajeros.

Durante la semana, ese acontecimiento que seguramente quedará -como muchos otros- en la completa impunidad, se volvió viral el “supuesto” asalto de cuatro personas armadas a los usuarios de un vagón del Metro en la Línea B.

Con la entrada en vigor del Nuevo Sistema Penal Acusatorio (NSPA), se establecieron diversos parámetros de alerta ya que pasado un año, las calles y avenidas fueron invadidas por reos ahora ex-convictos al ser considerados “delincuentes de baja peligrosidad”  para recobrar su libertad, y quienes al verse sin trabajo tuvieron la “necesidad” nuevamente de jugarle al peligro asaltando a cuanto transeúnte pudiera estar a su alcance. El Metro no ha estado exento de la visita de los “amigos de lo ajeno”.

Empero, la prensa mexicana publicó un comunicado del Sistema de Transporte Colectivo, Metro, rechazando que haya ocurrido un asalto masivo, tal cual como se ha difundido en redes sociales desde hace unos días. El presunto delito se cometió entre la estación San Lázaro y Ricardo Flores Magón, en la Línea B del Metro.https://www.youtube.com/watch?v=wPlo8n1VssI.

“Después de analizar las cámaras de video-vigilancia del STC, se pudo comprobar que los hechos que aluden medios digitales son totalmente falsos, ya que en los registros video-gráficos e impresos del Organismo, no se tienen reportes”, dijo a manera de justificación.

Además, exhortó a los usuarios a verificar la información publicada por diversos portales del Estado de México: “Este tipo de noticias son recurrentes por parte de un portal de noticias digital, que alude al municipio de Ecatepec, por lo que el STC hace un llamado a comprobar la veracidad de la fuente por parte de los medios de comunicación que retoman la información”.

Pese a las evidencias y la negativa sistemática de las autoridades del Metro de la Ciudad de México, que encabeza el ex priista y ex diputado del Partido Nueva Alianza, Jorge Gaviño Ambriz, el STC tuvo la osadía de asesorar a los miles de usuarios en el sentido ¿qué hacer en caso de asalto en el Metro?

El STC Metro invitó a los usuarios a denunciar cualquier delito cometido dentro de sus instalaciones. “Este Organismo exhorta a los afectados o afectadas a que realicen la denuncia ante las autoridades ministeriales correspondientes para castigar e inhibir conductas delictivas”.

Pero esta medida es totalmente ociosa porque el usuario que fue víctima del hampa, de nada le servirá acudir a solicitar la “ayuda” de la figura del Ministerio  Público para que le reparen el daño patrimonial del que fue víctima.

Porque, en primera instancia, el querellante podrá promocionar una Denuncia de Hechos, la cual irá a parar finalmente al archivo muerto de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México, misma que registrará el hecho como una estadística más de los delitos que quedan en la impunidad.

En fecha reciente, este reportero fue víctima del hampa ya que en medio del borlote de la gente que aborda los convoyes entre empujones, le sustrajeron un celular Samsung de la generación Galaxy S7 Edge 32g G935f, quedándose sin comunicación ni siquiera para hablarle a Jorge Gaviño para informarle que “su metro cada día es más inseguro”. Lo peor del caso es que perdí mi aparato de nueva generación, y ahora para compararme otro, estará difícil por la situación económica por la que vivimos millones de ciudadanos.

LA ESTULTICIA

Con base a todo lo anterior, el jueves 24 de agosto, siendo las 14:44 horas., la Gerencia de Atención al Usuario del STC, encabezada por Miguel Ángel Rocha Valencia, envió acuse de respuesta a la serie de señalamientos que este Reportero Free Lance detalló puntualmente.

Que en lugar de recibir una solución definitiva, el funcionario aparentemente incurrió en lo general y en lo particular, en la omisión y la apatía ya que el supuesto “oficio” que es clasificado con los números de folios 2528 y 2529 transmitido, carece del consiguiente logotipo del STC para avalar la certeza de “su preocupación” y de sus dichos.

Si bien todo esto ocurrió, el documento en referencia aterrizó en los terrenos del engreimiento, en la burla, en la vanidad, en la jactancia, en la petulancia, en la vanagloria, en la inmodestia, en la pedantería con afectaciones morales, económicas y financieras para quienes han sido afectados de sus patrimonios sin que finalmente se les haga plena justicia con base al supuesto Operativo Metro Seguro.

Asimismo, carece de una respuesta de transparencia hacia la ciudadanía cuando ésta se ve afectada en su patrimonio ante la ola de inseguridad que prevalece desde hace años en los interiores del Metro de la Ciudad de México, el cual si bien es el más importante de los transportes anticontaminantes de la capital, pero eso sí, “seguros” que en cualquier momento los amigos del hampa burlan los protocolos de vigilancia para asaltar a los uusuarios.

A continuación se describe la simpleza de documento que el STC envió al correo [email protected] para supuestamente dar respuesta al requerimiento estipulado, pero con los efectos determinantes de no haberle darle solución al tema.

C. BLAS ALEJO BUENDÍA POZOS

E-mail: [email protected]

PRESENTE

Desde hace 47 años uno de los principales objetivos del Sistema de Transporte Colectivo, ha sido brindar a los usuarios un servicio seguro, digno y eficiente.

En atención a sus reportes con números de folios 2528 y 2529, la Gerencia de Seguridad Institucional  lamenta los hechos que refiere, no omitiendo mencionar que todo el personal que labora en el Sistema de Transporte Colectivo, cuenta con el encargo y la convicción de realizar las actividades que tenemos encomendadas con esmero y dedicación, teniendo como único objetivo que todas las personas que hacen uso de esta importante red de transporte, lo hagan en las mejores condiciones de seguridad, profesionalismo, eficiencia y eficacia.

No obstante lo anterior, le comenta que se instruyó al personal de vigilancia y a los elementos de Seguridad Pública asignados a las estaciones que conforman la red de transporte, a que continúen con la encomienda de realizar sus funciones con legalidad, honradez, lealtad, imparcialidad, profesionalismo, eficiencia, eficacia, y máxima diligencia, respetando los derechos humanos de todas las personas que hacen uso de nuestras instalaciones.

Aunado a lo anterior, es de destacar que se requirió a los mandos de los elementos policiales al servicio de este Organismo instruyan a los oficiales asignados a la red de servicio para que en todo momento estén alerta y se mantengan pendientes de salvaguardar al público usuario, incrementando sus recorridos en pasillos, andenes, escaleras y vagones, a efecto de prevenir y erradicar la comisión de conductas ilícitas y/o faltas administrativas, así como no permitir que se haga mal uso de las instalaciones que conforman el Sistema de Transporte Colectivo.

Asimismo, le comentan que se instruyó al personal de los Centros de Monitoreo, para que refuercen sus funciones de vigilancia a través de las cámaras instaladas en la red de servicio, a efecto de estar pendientes de que no se realicen actos de molestia, comercio informal, faltas administrativas, la comisión de delitos y mal uso de las instalaciones de este Organismo, y en caso de ser detectados en tiempo real, se atiendan con la oportunidad debida.

Finalmente, se le sugiere para el caso de que usted como cualquier persona que hace uso de nuestras instalaciones, sea víctima de algún hecho que ponga en peligro su integridad física, moral y/o patrimonio, puede accionar los ruptores de emergencia que se encuentran al interior de los vagones, o en su defecto los botones de pánico que se ubican en los andenes de cada estación, y de manera inmediata acudirá en su auxilio personal de este Organismo y elementos policiales, quienes tienen la encomienda de proporcionar los apoyos que el público requiera con profesionalismo, cortesía y respeto.

Agradecemos sus comentarios, los cuales nos permiten mejorar el servicio que brindamos al público usuario que nos favorece día a día.

ATENTAMENTE

LIC. MIGUEL A. ROCHA VALENCIA

GERENTE DE ATENCIÓN AL USUARIO

N. de R.- Solo cabe hacer una precisión y la atenta súplica al doctor Jorge Gaviño Ambriz, Director General del STC, antes de que el fuego amigo lo haga renunciar a su cargo: ¿para cuándo entonces paso a sus lujosas oficinas de Delicias a recoger la reposición de mi celular que me robaron en su peligrosísima paraestatal que es el Metro?, toda vez que desearía agradecerle las finas atenciones de rescatar mi herramienta de trabajo, así como extenderle una cordial felicitación por la atingencia que tuvo con este Reportero Free Lance, víctima de la inseguridad en el bajo mundo del gusano naranja y que pese al Operativo Metro Seguro, solo ha servido, paradójicamente como una acción coercitiva, concebida entre el hampa organizada con y sin uniforme. Evidencias hay de sobra. [email protected]

Deja un comentario