Ciudad de México.- Al ofrecer su amplio agradecimiento por el apoyo invaluable que ha desplegado, “por oficio”, la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México, la ex Ruta 100 anunció que  “robustecerá su lucha pacífica para rescatar lo que les robaron”.

Lo anterior es resultado de la política de cerrazón e insensibilidad de los actuales funcionarios del Gobierno la Ciudad de México, que maquiavélicamente han conllevado a la desgracia humana en contra de ex trabajadores de Ruta-100, así como la crispación, encono y enfrentamientos innecesarios resultado de su errática política de omisión para resolver sencillamente un asunto laboral que ya lleva más de un cuarto de siglo,

Fueron las consignas que arengó su líder moral Jorge Cuellar Valdez, luego de la provechosa reunión informativa que como representante legal y poseedor de la Toma de Nota del SUTAUR-100, sostuvo con funcionarios jerárquicos de la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México, que encabeza la Doctora Nashieli Ramírez Hernández.

En la reunión se delineó una estrategia para solicitar conjuntamente la intervención de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y a la Convención Americana de los Derechos Humanos, con la finalidad de obligar al gobierno de México, cumpla con los pactos establecidos con anterioridad, que hasta este momento no se han hecho realidad.

Dijo que la maleable “renovación” de funcionarios en los cuadros de estructura del Gobierno de la Ciudad de México, han provocado la dilación para el cumplimiento de los pactos que ya se habían establecido en las instancias de gobierno, aunque lamentó la coyuntura político-social que actualmente se presenta en su torno.

Indicó que el SUTAUR-100 reactivará todas las demandas tanto civiles como penales que han marcado al gobierno local, de no tener avances sustantivos en los emplazamientos laborales que se han promovido, al permitir altos índices de corruptibilidad en los niveles gubernamentales, que en lugar de ejercer el estado de Derecho a plenitud, ésta figura arbitrariamente la han pisoteado y desechado, “como si México estuviera viviendo un régimen sin garantías, ni ética social”.

Urgió al gobierno de Claudia Sheinbaum que gire instrucciones al Poder Judicial de la Ciudad, particularmente lo que corresponde al apartado de la Fiscalía General de Justicia que encabeza la morenista Ernestina Godoy, reavive las Carpetas de Investigación en contra de quienes fueron líderes de la extinta Ruta 100, Ricardo Barco López y Gabino Camacho Barrera.

Esos sujetos, bajo un sistema de engaños y defraudación fiscal, malversaron las liquidaciones de miles de trabajadores de esta central camionera urbana, sin que se generaran las empresas de transporte a las que se habían comprometido impulsar para  transformar “una nueva casta de multimillonarios”, siendo abandonados y  prácticamente encuerados, dejándolos sin recursos económicos para el sustento familiar.

La actitud de esos bribones, dijo Cuellar Valdez, marcó un parteaguas en la supuesta política de honestidad para los gobiernos morenistas, decayendo la vocación de gobierno, que con su oposición temática, se hicieron aliados y cómplices con el crimen organizado.

Los ex choferes de la Ruta 100 -otrora ejemplo del transporte urbano en México para América Latina-, hoy son colectivistas de la pobreza extrema que los marcó desde hace 25 años cuando por Decreto, el entonces Gobierno del Distrito Federal, les declaró la quiebra técnica el 8 de abril de 1995; por lo que sus exigencias de justicia no se han cristalizado.

Cuellar Valdez reiteró su demanda al poder legislativo tanto capitalino como al Congreso federal, para sumarse a los esfuerzos y concretizar en el marco del Derecho, la inmediata solución al conflicto laboral que vive la ex Ruta 100 y sus integrantes, procesar judicialmente a la dupla de presuntos ladrones Barco-Camacho, y demás secuaces, quienes fueron los auténticos saqueadores y ladrones de cuello blanco que dejaron sin sus liquidaciones y en la vil pobreza a miles de compañeros.

Si bien destacó que ex Ruta 100, con base a las garantías constitucionales, ejercerá presión con manifestaciones pacíficas hasta que el gobierno les vuelva hacer caso, sentenció: “México ya no puede seguir navegando en divergencias políticas neo-porfiristas y mucho menos caer en la crueldad del comunismo-estalinista, sino por el contrario, impulsar por construir una vocación de gobierno y dejar de emular regímenes que han llevado a sus pueblos a la ruindad en América Latina”.

La sociedad en sí y los mismos integrantes de la ex Ruta 100 –apuntó Cuellar Valdez-, al gobierno de López Obrador, “ya se les mira con notoria desconfianza porque su vocación de poder ha cruzado las barreras de lo que representa una dictadura y han construido la enajenación de un país que despierta pullas y discordias entre sus bagajes sociales”.

El origen de la democracia totalitaria –afirmó- ha frenado las esperanzas de nuestro querido México y un profundo deterioro moral en estos tiempos de crisis, que como en el histórico pasado, “los discursos de los empleadores del poder no presentan soluciones firmes y sí una profunda etiqueta radical por parte de la izquierda a ultranza, transformada peligrosamente como un gobierno fascista que no escucha con sentido de pluralidad democrática.

Entonces –refirió- a todos esos funcionarios lacayos que se gobiernan con base al fenómeno de la Oclocracia, integrando un gobierno conformado por el poder de las muchedumbres, ha degenerado las formas de tiranía y oligarquía. “México no está excluido de seguir padeciendo esa triste realidad”, acotó.

Justamente –subrayó- es necesario que en las próximas elecciones del 6 de junio del año 2021, todos los mexicanos debemos acudir a las urnas y razonar nuestro voto para evitar la implementación de un régimen de terror dictatorial muy propia de militares, donde no hay ninguna dignidad para el enriquecimiento de la democracia.

En este marco, anunció que la ex Ruta 100 tiene calendarizada una continuación de acciones pacíficas “que pondrán de cabeza a la ciudad”, toda vez que el nuevo secretario de Gobierno citadino, “José Alfonso Suárez del Real y Aguilera no ve ni escucha a los de abajo”, que en lugar de solucionar los problemas de la ciudad, los agrava por su política de omisión.

“Pareciera que el C. Suárez del Real tiene la consigna de alargar más esta agonía  laboral, debido al conflicto de intereses que lo rodean, cosa que no pasó con Rosa Ícela Rodríguez, quien hasta antes de ser promovida a otro cargo dentro del gabinete ampliado del presidente Andrés Manuel López Obrador, mostró su talento e inteligencia cuando era titular de la Secretaría de Gobierno, desde donde ya había forjado una solución integral al conflicto ex Ruta 100”,  dejando acuerdos institucionales que el GCDMX, necesariamente debe cumplir, reclamó.

Ella –concretizó Cuellar Valdez-, mostró su honestidad y gallardía para lograr una tramitación exhaustiva, “pero es lamentable que el gobierno la haya promovido para ejercer otros cargos dentro de la administración pública federal, cuando ella era el eslabón muy importante en la solución del conflicto de la ex Ruta 100”.

Lo único que queremos –subrayó el líder moral de la ex Ruta 100-, es que se aplique el estado de Derecho”.

No obstante, llamó al presidente del Tribunal Superior de Justicia local, Magistrado Rafael Guerra Álvarez, ejerza su papel como impartidor de justicia, ante el cúmulo de promociones presentadas en tiempo y forma, que inexplicablemente no han sido ejecutoriadas a pesar de tener plenamente identificados a los defraudadores de esta central camionera que dejó un gran historial en la política de movilidad de la capital de la República.

Jorge Cuellar Valdez informó a sus representados que el GCDMX se cerró al diálogo y a las negociaciones haciendo alianza con grupos de contrainsurgencia de Ricardo Barco López y Gabino Camacho Barrera y que las negociaciones no están caminando tal y como estaban establecidas en los acuerdos de la entonces VI Asamblea Legislativa del Distrito Federal resueltos en fecha 19 de noviembre de 2014, por lo que ante esta incapacidad gubernamental, “no nos queda otra forma más que recurrir a nuestro derecho constitucional de realizar movilizaciones pacíficas”, hasta en tanto que el gobierno de la Doctora Claudia Sheinbaum Pardo cumpla con lo que ya estaba pactado en las mesas de diálogo y negociación, que incluso –recordó- “ella misma se comprometió a resolver el conflicto ex Ruta 100 ante su magnitud y significado humanitario”.

Finalmente Cuellar Valdez exhortó a sus compañeros a no bajar la guardia pasando lista de asistencia a las concentraciones semanales que se desarrollan cada jueves en el Zócalo de la Ciudad de México, porque es muy importante que sepan que se les hará justicia a los que están luchando y participando en los movimientos de la organización con presencia y apoyando para los gastos jurídicos, contables, de difusión, gasolinas, papelería y tinta para hacer los escritos, reparación de los vehículos. “Quien piense que estando descansando en su casa va a recibir algo, está equivocado, los compañeros que están luchando así lo han acordado”, concluyó.

Fraternalmente

“por el rescate de la dignidad, los derechos y el patrimonio

De la clase trabajadora”

La comision liquidadora del sutaur-100

Deja un comentario