Por Laura Castillo

 

¿Qué escribir cuando tú misma y muchos más han escrito sobre las inconsecuencias e irresponsabilidades del gobierno de Andrés Manuel López Obrador y las fatales consecuencias que han tenido para los mexicanos, no solo para los de escasos recursos económicos, sino también para las clases medias y altas?

¿Qué escribir cuando todos sabemos que día a día aumentan los mexicanos contagiados por covid-19 y también crece el número de fallecidos víctimas del mismo mal, los cuales están cerca de los 250 mil y 30 mil respectivamente? ¿Qué escribir cuando, por esas cifras, México entró en el top 10 mundial de fallecidos? ¿Qué escribir cuando día a día quiebran empresas chicas, medianas y grandes y el gobierno federal no hace nada para rescatarlas, y por tanto, se están perdiendo millones de empleos que nos están llevando a una crisis económica sin precedentes de la que no sabemos si habrá pérdida de vidas humanas por hambre y que serán más que las que está dejando la covid-19?

¿Qué escribir cuando sabes que por las malas políticas de salud del gobierno de López Obrador murieron miles de mexicanos que nunca pensaron que su fin llegaría con esta pandemia y murieron dejando pendientes en su vida personal y laboral? ¿Qué escribir cuando con gran cara dura el presidente López -en su discurso con motivo del segundo aniversario de su triunfo electoral en 2018- afirmó con gran seguridad que sus acciones habían beneficiado al país cuando todas y cada una son refutables con datos estadísticos? Es más, muchos analistas ya lo refutaron, pero sin que el presidente haya acusado de recibido. En estas terribles circunstancias: ¿qué escribir?

De todo eso vale la pena escribir en extenso y por parte de todos los críticos de este país, para poner ante los ojos de los mexicanos, una y otra vez, los dolores, las injusticias y las irresponsabilidades de un gobierno que algunos califican de “izquierda” y “comunista”, pero que ni por error lo es: el gobierno de López Obrador no solo no es de izquierda, tampoco es un gobierno humanista, aunque él diga lo contrario.

El gobierno lopezobradorista es más neoliberal que sus antecesores, los hechos mencionados en párrafos anteriores así lo muestran: no ha realizado ninguna acción positiva para frenar todos esos males, como lo he dicho en mis anteriores colaboraciones y otros escritores también lo dicen y de mejor manera. López Obrador ha abandonado a los mexicanos a su propia suerte: durante la pandemia no apoyó con alimentos a los más vulnerables, no dio incentivos fiscales o apoyó con nómina a las empresas, no preparó al país para enfrentar al Covid-19, así lo muestran las constantes protestas de médicos y enfermeras porque no los provee de insumos sanitarios para combatir con mejores armas al peligroso virus y, a pesar del aumento de contagios y muertes por covid-19, el presidente llama a los mexicanos a salir y buscarse la vida porque ya se sabe que él no los apoyará, sin importarle que más mexicanos se contagien con el virus y, por tanto, muchos mueran.

No bastante con todo eso, López Obrador tuvo gran cara dura para mentir en todo su discurso con motivo del segundo aniversario de su triunfo electoral, con el único propósito de manipular a los mexicanos porque el próximo año habrá elecciones para cambiar a los diputados federales y presidentes municipales de varios estados de la república, el Estado de México entre ellos.

 Por todo lo que está sucediendo en el país, vale la pena volver a decir que en México se necesitan hombres y mujeres honestos y valientes para que le hagan frente al causante de tanto sufrimiento, dolor, pobreza e injusticias: es necesario que nos unamos, que nos organicemos para construir un gran FRENTE POLÍTICO OPOSITOR QUE SÍ TOME EN CUENTA COMO PROTAGONISTA AL PUEBLO TRABAJADOR, que acabe con el dominio neoliberal de Morena en el Congreso de la Unión -en donde solo ha tomado decisiones que perjudican a la mayoría de mexicanos-, y le arrebate las presidencias municipales en donde los alcaldes morenistas tampoco han hecho nada para beneficio del pueblo.

Es necesario ponernos a trabajar desde ya para construir ese frente político opositor del pueblo, el cual no debe volver a regalarle sus votos a los candidatos de Morena, pues está comprobado que son gobiernos neoliberales que solo llegaron al poder para perjudicar al pueblo. Entre todos, podemos lograrlo: dice el refrán que no hay mal que dure 100 años, ni nadie que lo aguante.

Laura Castillo Vocera del Movimiento Antorchista en el Estado de México

Deja un comentario