Granos de cafe FUL

Pachuca de Soto, Hgo .- Granos de café, papel, colores, estampas, entre otros y mucha imaginación, fueron los materiales que una diseñadora gráfica y un arquitecto pusieron al alcance de los pequeños para realizar verdaderas obras de arte durante el segundo Encuentro de Ilustradores Ilustraful, durante las actividades de la Feria Universitaria del Libro organizada por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo y su Patronato, bajo el auspicio del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes.

Desde la FUL niños, Betsabé Ramírez González, egresada de la licenciatura de diseño gráfico de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, campus Actopan, impartió el taller “Pintando con café”, donde a partir de granos de café, papel fabriano, pinceles y diamantina estimuló la imaginación de los niños asistentes, también es integrante de Pachuk Cartonera, una editorial creada por jóvenes egresados de la UAEH y dedicada a fomentar la lectura, la cultura, el arte y las ciencias.

Expresó que “Trabajar con niños es interesante porque nunca dejan de dibujar, llega un momento en la edad de todas las personas en que dejamos de dibujar, principalmente en la adolescencia porque en esta etapa nos juzgamos más y no creemos en nuestro trabajo, pero a los niños todo les asombra, les parece nuevo y maravilloso. Como adultos eso lo vamos perdiendo porque dejamos de valorar las cosas pequeñas y simples, esos detalles que hacen la diferencia en nuestra vida diaria”.

Destacó que los niños no tienen límites en su imaginación por lo que pueden crear grandes cosas: “Llevo cuatro años impartiendo talleres a niños, trabajo también en un colegio y doy clases en preescolar. Quiero continuar dedicándome a esto porque más que un trabajo, es lo que me apasiona”.

Rafael Martínez, un pequeño de ocho años compartió su experiencia: “Me encantó, a mí no me gusta el café porque es amargo y sabe feo, no es como mi leche con chocolate pero cuando empezamos a dibujar ya no lo vi tan feo. La maestra nos dejó usar las manos y no importó que me ensuciara, mi mamá me dio permiso. Yo dibujé un león porque es el animal más feroz y es el rey”, finalizó.

En el mismo escenario se realizó el taller “Mi libretita viajera”, organizado por la editorial Oink, dedicada a la literatura infantil basada en viajes a lugares no explorados, cuyo objetivo es fomentar la convivencia familiar, la imaginación y las ciencias.

Jorge Mendoza, perteneciente a la editorial y arquitecto de profesión, realizó una dinámica con los niños presentes para crear una libreta donde ellos puedan rescatar los recuerdos de sus viajes. “Como nuestros libros tienen que ver con viajes, tenemos una línea infantil basada en viajes a muchos lugares desconocidos, por lo que decidimos enseñarles a hacer una libretita que pueden llevar a todas partes. La idea es que ahí vayan anotando lo que van viendo, lo que les gusta y lo que no de un viaje, anécdotas, etc.”

Explicó que la editorial Oink, lleva sólo un año de haber lanzado sus primeros libros infantiles, tiene la colección trotamundos y cuatro volúmenes. Cada título es un viaje a un lugar distinto, cada lugar está vinculado con un elemento, por ejemplo, la memoria, el corazón, los sueños, etc., es una mezcla entre la imaginación y el conocimiento”.

“Lo que buscamos es fomentar la lectura en los niños, desde pequeños y promover también la convivencia entre hermanos, con los padres, la idea es que los más grandes les lean y así poder viajar juntos porque eso es lo divertido de los viajes, cuando se hacen acompañados”.

Destacó que el trabajar con niños resulta doblemente provechoso ya que existe una retroalimentación: “Los niños tienen una energía que te comparten en los talleres, a mí me funciona muy bien trabajar con ellos porque hay una retroalimentación entre sus ideas y lo que uno piensa , esa mezcla nos resulta muy importante para realizar nuestro trabajo”, apuntó.

Jorge Mendoza subrayó que pese a tener una carrera que nada tiene que ver con la ilustración, la vida le ofreció la oportunidad de conocer este mundo maravilloso: “Yo estudie arquitectura en la UAM de Azcapotzalco y la vida me llevó por otros caminos hasta encontrarme con la ilustración, haciendo libros y dando talleres a niños, es algo que me llena y satisface”.

Finalmente destacó la importancia de combinar la creatividad con la pasión para ofrecer a los niños ilustraciones que contribuyan a reforzar su enseñanza mediante dibujos, sin perder nunca el toque chusco e irreverente que tienen los pequeños.

Deja un comentario