Blas A. Buendía

 

Al considerar que Andrés Manuel López Obrador, mejor conocido como El PejeLagarto, “es una avezada marioneta del salinato neoliberal”, la Barra Interamericana de Derechos Humanos (BIDH) alertó que la actual administración presidencial que viene dando tumbos tras tumbos, podría ser un detonante que generaría en cualquier momento una “revuelta nacional” con funestas consecuencias, orientando en mayor peligro la decadente paz social que viven millones de mexicanos.

“México, lamentablemente, vive también un polarizado terrorismo de Estado, donde el narcotráfico ha instaurado un co-gobierno de facto a la par del Constitucional, bajo la docilidad de un presidente cómplice y cobarde que lo ubica como un enclenque Jefe de la Mafia populista”, aseveró.

Censuró los exabruptos del presidente López al precisar que sus obras faraónicas están acabando con cualquier presupuesto nacional para tirar el dinero a la basura, descuidando rubros tan sensibles como la educación, la cultura, la asistencia pública, es decir, los sistemas de salud, la seguridad y descuidando el progreso del campo, de los litorales marítimos, las energías sustentables. “Simplemente es todo esto una locura, ya que tan solo hay que recordar que los peje puentes de López nunca los terminó, sacrificando cualquier cantidad de presupuesto”.

La Barra Interamericana de Derechos Humanos que preside el prestigiado abogado penalista José Luis Aguirre Huerta, puso en duda la honorabilidad de la actual figura presidencial, ya que la sociedad en general coincide que López Obrador “es un connotado saqueador de México” y “un extremista, antidemocrático y anti-economicista, por lo que el Rey AMLO anda en busca de una depauperación generalizada en cuando al poder adquisitivo de la población con beneficio a la acumulación de un gran capital multimillonario que según refiere a ahorrado, pero que no se advierte en ningún lugar que no sean sus bolsillos. Esos recortes presupuestales y supuestos ahorros que han empobrecido a la población, no se observan como repercusión de algún beneficio social, solo el Peje sabe dónde guardó esa riqueza”, asentó.

Y subrayó: “La honestidad de la transformación de cuarta, brilla por su ausencia, tan solo observar el caso del político poblano Manuel Bartlett Díaz (presunto hampón de la plutocracia mexicana, titular de la Comisión Federal de Electricidad y de quien habrá que recordar, su aportación de dos millones de pesos para la campaña del Nerón de Macuspana), que de forma descarada, también ha despilfarrado el presupuesto en una época de emergencia sanitaria cuando millones de mexicanos han sido contagiados mortalmente por la pandemia del Coronavirus. No tienen misericordia los nuevos hampones del populismo mexicano, porque además AMLO I, sigue siendo antidemocrático, populista e ignorante de los más incipientes principios de un sistema económico democrático”.

Insistió que la democracia burguesa que hemos vivido ha conducido a la perversión  de unir a los barones de la droga con los políticos, los primeros les subvencionan las campañas. También es muy triste observar al presidente de la República, siendo jalado del brazo por el abogado José Luis González Meza, para obligarlo a saludar a una abuela que sufre la ignominia de ver juzgado a su hijo por las garras del imperio, cuando en justicia debe ser juzgado por su país, pero desafortunadamente México es una neo-colonia del imperialismo yanqui, cuyo gerente es el Nerón de Comalcalco.

 
Imagen integrada
El Peje –remarcó- es una marioneta del salinato neoliberal, ya que en su Gabinete Presidencial tiene a exponentes y emblemáticos salinistas como el mismísimo Manuel Bartlett Díaz, el canciller Marcelo Ebrard, la secretaria de Gobernación Olga Sánchez Cordero, el Jefe de Gabinete Alfonso Romo; el secretario de Seguridad y Protección Ciudadana Alfonso Durazo, entre otros, y un alterno importante que es el acaudalado empresario Carlos Slim. “Todos ellos, son la cara oculta de Carlos Salinas, el Jefe de Jefes”, aseveró. Entonces, ¿cuál es el cambio?

Asimismo, destacó: “Llora como mujer la complicidad de Calderón con el hampa del alijo de estupefacientes, pero no le hace ni cosquillas a Calderón, ni a Fox, ni a Peña, ni a los reyes del huachicol, ni a los empresarios, ni a Bartlett, ni a los hijos de Martha ‘Los Bribiesca’, por una razón: porque de antemano está suscrito un pacto secreto para servirle de paraguas y de impunidad a la Mafia Reinante del Poder. Simplemente, el presidente López es un pelele de la burguesía para palear la lucha de clases y evitar una revolución proletaria, mantener bajo opiáceos Burundangos a la prole y evitar se desborde la inconformidad, tal y como ocurre con la sociedad norteamericana que está envenenada y embrutecida hasta el tuétano”.

Ante la desgracia que vive el México del siglo XXI, la BIDH llamó a la reflexión de millones para que reorienten este fracaso en el doblez político-electoral, porque si bien festivamente enunció… “Peña ya te extrañamos”…, el domingo 6 de junio de 2021 -año de elecciones federales-, será el momento de rectificar el camino de los contrapesos, renovando el próximo Congreso…

Porque todos los connacionales –reafirmó- merecen tener una mejor calidad de vida, excluyendo esos juegos peligrosos y terroríficos de convertir a México en un país populista al estilo de las dictaduras de Venezuela. “Eso ni qué pensarlo, no se vale por la tradición que tienen los mexicanos de ser absolutamente libres, que ante una supuesta opresión de Estado en contra de su pueblo, habría protestas nacionales en contra del traidor a la Patria”, presagió.

A más de 17 meses de iniciado el gobierno obradorista, el presidente López ha actuado de manera misteriosa, por lo que la Barra Interamericana de Derechos Humanos consideró como “cruenta realidad” de que México tiene ya a su “AMLO I”, el dictador capitalista de Estado del siglo XXI, muy al estilo de Hugo Chávez.

Incluso -aseveró la BIDH-, el presidente López aprendió de Fidel Castro sus posturas demagógicas y que propiamente no era ni comunista, sino un dictadorzuelo de una república bananera. “AMLO fue un digno alumno de Fidel Castro, al retomar su legado de mentiras sistémicas y que enarbola en sus conferencias mañaneras desde el púlpito de Palacio Nacional. Castro pronunciaba sus monólogos desde Radio Reloj”, y por lo mientras, López Obrador aparentó ser un “hombre preocupado” por las necesidades del pueblo, que ante sus berrinches y desplantes demagógicos es el mejor publicista de un periódico norteño, acabará como un dictador de otra república bananera”.

Ante todas estas confusiones, la Barra Interamericana de Derechos Humanos, finalmente conminó al Ejecutivo federal, a asumir una postura de cordura dimitiendo en el ejercicio de su mandato, porque de lo contrario, “se teme una revuelta nacional, siendo más violenta, con más saqueos, más muertos y los consabidos asesinados políticos, en medio del gran despertar del México bronco”.

 

Deja un comentario