Por:  Gloria Brito Nájera
 
 
Por si fuera poco, a más de cuatro meses de la pandemia por Covid-19, con más de 54 mil muertes en el país y casi 10 mil en la CDMX, a los capitalinos nos agobian también otros problemas que no son menores: agua potable, seguridad y movilidad, entre otros. Cientos de miles de familias viven sin tener acceso al agua, según el CONEVAL 32.3% no cuentan con suministro diario. A causa de la desigualdad social, como siempre, los más afectados son las familias más pobres; esta escasez les impide seguir las recomendaciones para protegerse del coronavirus, todo mundo sabe que el agua es clave para prevenir los contagios.
El derecho al agua, además de ser un derecho constitucional, es un derecho humano. El artículo 9 de la Constitución de la CDMX establece el derecho al agua y a su saneamiento, indica que “…el gobierno capitalino debe garantizar la cobertura universal del agua, su acceso diario, continuo equitativo y sustentable”. Cuando Claudia Sheinbaum tomó protesta, la morenista se comprometió a “…construir un sistema de captación de agua de lluvia para combatir la carencia del líquido, a modernizar e innovar el sistema de distribución de agua potable…”
Los capitalinos votaron por Morena porque querían un cambio para bien de esta ciudad y la Jefa de Gobierno tenía todo, recursos y el congreso de diputados de la ciudad a su favor, para realizar el cambio esperado y resolver los grandes problemas a fondo, pero los hechos, la realidad ha resultado ser diferente a lo que prometió. El 40% de agua en la ciudad se pierde por fugas en la red de distribución por la falta de inversión y descuido de las autoridades; según SACMEX existen 253 pozos que no están en operación por falta de reparación, falta infraestructura y mantenimiento a los sistemas; en Tláhuac, por ejemplo, la escasez se ha agudizado porque no se atiende el arreglo de dos bombas. Tomando en cuenta que el presupuesto de la Ciudad de México es uno de los más altos del país 238 mil 975 millones de pesos, es decir, casi un cuarto de billón de pesos, el gobierno morenista ha optado por las soluciones más baratas, abastecer y mal a las colonias pobres con pipas, las pipas se han convertido en la CDMX en parte del paisaje urbano, en lugar de llevarle a los habitantes verdaderas soluciones. Urge un verdadero proyecto para modernizar el sistema de agua potable y destinar recursos para el mantenimiento a las tuberías.
El Movimiento Antorchista de Tláhuac ha gestionado y ha protestado por la falta de agua, tanto en las oficinas de la Jefa de Gobierno como en las de SACMEX, y lo único que ha logrado ha sido la distribución de agua a través de pipas, pero esto es sumamente insuficiente. Además de que una familia no puede vivir con uno o dos tambos de agua a la semana, morena utiliza el reparto de las pipas de agua como un medio de control político ocasionando pleitos y reclamos entre vecinos. “Hace unos días fui agredida por morenistas que no respetan los logros de nuestra organización, quieren tener el control de todas las pipas ellos, para sacar provecho y así asegurar los votos de los vecinos para el próximo año” denunció la antorchista Laura Gil Munguía. Ya no se trata de resolver el problema de la falta de agua, sino de utilizar las pipas para beneficio del partido de morena. Estos actos violentos son el resultado por las políticas erradas y demagogas que ocasiona el gobierno morenista de Claudia Sheinbaum, a quien responsabilizamos por este tipo de agresiones.
Son los signos de los tiempos. Están a la vista los intereses de morena, aferrados al poder, aunque el país se esté desmoronando y destruyendo, y, es inútil querer ocultarlos bajo mantos de “austeridad y demagogia mañanera”. Los más agraviados y atropellados por el actual gobierno en este país deben aprender, es urgente un verdadero cambio y transformación, que es posible y necesario hacia una nueva sociedad, y, que no pueden estar esperanzados a que ocurran milagros. Remember, se acercan las elecciones de junio 2021, morena ya demostró y sigue demostrando que no cumple lo que promete. La decisión será tuya.

Deja un comentario