Comentario político del periodista Raymundo Medellín para el programa radiofónico “hablando Claro” de abc Radio que conduce Manuel Aparicio.
28 de diciembre de 2020.

Los grandes empresarios simplemente se van con su dinero y empresas a otra parte, pero los medianos empresarios, los que tienen 10, 20 ó 50 empleados, no tienen para dónde hacerse, simplemente acuerdan con sus trabajadores el cierre de la empresa y viene como consecuencia el desempleo…
En días pasados el presidente Andrés Manuel López anuncio el aumento del salario mínimo, luego se dio a conocer que sería en razón del 15 por ciento.
Aumentar el salario mínimo sin un minucioso estudio de los efectos en la inflación, podría tener varias repercusiones negativas en la economía mexicana, como la pérdida de empleos o el aumento en precios
Por ejemplo, el reconocido “Efecto faro” es uno de los más importantes a la hora de considerar un aumento del salario mínimo. Esto es el traspaso que tienen los aumentos al salario mínimo sobre el resto de la distribución salarial, en especial sobre los ingresos de los trabajadores cuyo salario está por encima de dicho indicador.

          (Imagen Milenio)

Esto quiere decir que si se aumenta el Salario Mínimo, se tienen que incrementar otros salarios y precios. De acuerdo con el Banco de México, esta nueva distribución salarial puede inducir a las empresas a subir los precios de sus productos, debido al alza de los costos laborales y al aumento indirecto en precios de bienes y servicios inmediatos.
Las empresas podrían reducir el impacto del aumento del salario mínimo con despidos, subir sus precios o reducir costos de publicidad.
Entre las decisiones que pueden tomar están elegir los salarios que los trabajadores pueden tener, lo cual incluye aumentar o reducir; también pueden disminuir sus gastos de operación: en publicidad para llenar vacantes, gastos por pérdidas de operación al no llenar vacantes, gastos de entrenamiento, entre otros.
Aunque también existe otro escenario: la pérdida de empleo, un salario mínimo más alto simplemente llevaría a las empresas a contratar menos trabajadores, por el contrario realizar incrementos “modestos”, podría ser la respuesta para que no haya resultados negativos a la hora de aumentar el salario mínimo
Jaime Bustamante, vicepresidente laboral nacional de Coparmex, dice que si el incremento del 15 por ciento al salario mínimo no lo pueden absorber las micro, pequeñas y medianas empresas, que son las mayores empleadoras en México, se podría llegar hasta a 700 mil centros de trabajo los que podrían estar en riesgo ante la falta de capacidad para hacer frente a estos nuevos compromisos.
“Las micro pequeñas y medianas empresas, incluso más del 80 por ciento, son las que pagan los salarios mínimos, pero su situación es frágil, pues en algunas ocasiones van en el día a día sacando los gastos y los recursos necesarios para mantener y subsistir y poder generar en el mediano y largo plazo algún beneficio.
Ya veremos hasta dónde tuvo razón la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos y el anuncio de Andrés Manuel López.

Deja un comentario