Libera Rusia a Brittney Griner, basquetbolista estadounidense

Fecha:

Share post:

+En intercambio por Viktor Bout, un traficante de armas, apodado el “mercader de la muerte”

+Acuerdo entre Joe Biden y Vladimir Putin

+La jugadora fue sentenciada a nueve años de prisión por un tribunal en Rusia en agosto

+En febrero pasado fue detenida en el aeropuerto de Moscú por posesión de un aceite que contenía cannabis

 +Desde la Casa Blanca, el presidente de EU, acompañado por Kamala Harris , dijo que la deportista “está de buen humor y aliviada de regresar finalmente a casa”

 

BALÓN CUADRADO/Agencias

Jesús Yáñez Orozco

 

Ciudad de México.- Noticia que impacta al mundo del deporte alrededor del planeta. Washington y Moscú informaron este jueves que se realizó un intercambio de prisioneros entre la basquetbolista estadounidense Brittney Gringer, que se encontraba en una prisión en Rusia, y el traficante de armas Viktor Bout, quien estaba detenido en una cárcel de EU desde hace doce años.

El presidente de Estados Unidos Joe Biden celebró la liberación de la basquetbolista publicando un tuit en el que dijo que habló con ella mientras volaba de regreso al país.

También publicó una foto jubilosa de sí mismo con la esposa de Griner, Cherelle. Ambas abiertamente lesbianas.

En una conferencia de prensa posterior desde la Casa Blanca, Biden, acompañado por la vicepresidenta Kamala Harris y Cherelle, dijo que Brittney Griner “está de buen humor y aliviada de regresar finalmente a casa”.

Los detalles del acuerdo se informaron por numerosos medios estadounidenses, como CBSCNN y The New York Times.

La administración de Biden inicialmente propuso el intercambio de prisioneros en junio para que la atleta regresara a Estados Unidos.

Paul Whelan, otro estadounidense detenido en Rusia, no fue incluido en el intercambio, reportaron CNN y CBS, a pesar de las sugerencias anteriores de que podía hacerse.

Durante su conferencia de prensa este jueves, Biden sugirió que el Kremlin se negó a negociar por Whelan junto con Griner.

“Lamentablemente, por razones totalmente ilegítimas, Rusia está tratando el caso de Paul (Whelan) de manera diferente al de Brittney”, dijo Biden. “No nos vamos a rendir. Nunca nos rendiremos”.

Brittney Griner y su esposa trabajarán para liberar a más prisioneros estadounidenses

Cherelle, quien también habló durante la conferencia de prensa, usó la plataforma para agradecer al presidente Biden y su administración.

Además se comprometió a continuar luchando por otros estadounidenses detenidos, incluido Whelan, después de que su esposa regrese a Estados Unidos.

“BG no está aquí para decir esto, pero con gusto hablaré en su nombre y diré que BG y yo seguiremos comprometidas con el trabajo de conseguir un hogar para todos los estadounidenses, incluido Paul, cuya familia está en nuestros corazones hoy”, dijo Cherelle.

“Mientras celebramos que BG está en casa, entendemos que todavía hay personas aquí que están soportando lo que yo soporté los últimos nueve meses, extrañando tremendamente a sus seres queridos”.

Bout cumplió más de 10 años de su sentencia mínima de 25 años por conspirar para brindar “material de apoyo” a una organización terrorista, prometiendo suministrarles misiles antiaéreos y participando en un complot para matar a estadounidenses y funcionarios del país.

Brittney Griner, ocho veces All-Star de la WNBA y dos veces medallista de oro olímpica, estuvo bajo custodia rusa desde el 17 de febrero. La basquetbolista del Mercury de Phoenix fue acusada de transportar drogas a gran escala.

Fue trasladada a una cárcel rusa poco después de que los agentes de aduanas del aeropuerto Sheremetyevo de Moscú dijeron que encontraron cartuchos de vaporizador que contenían aceite de hachís en su equipaje.

Seis meses después, declararon a Brittney Griner culpable de contrabando de drogas con fines delictivos y condenada a nueve años de prisión en Rusia.

Antes de que comenzara su juicio, el Departamento de Estados de Estados Unidos la clasificó como detenida injustamente. Esta medida enfureció a Moscú y envió una “fuerte señal de que el gobierno de Estados Unidos no cree que haya un caso legítimo en su contra”, dijo a Insider un experto que ha navegado varias situaciones de rehenes.

Los intercambios de prisioneros no son nuevos entre Estados Unido y Rusia.

En abril, la administración de Biden negoció la liberación del veterano de la Marina Trevor Reed, a quien arrestaron por acusaciones infundadas de que atacó a un oficial de policía ruso en 2018, a cambio de un narcotraficante ruso condenado.

Sin embargo, Bout tiene una reputación más siniestra que la mayoría de las personas que Estados Unidos ha liberado en intercambios anteriores.

Conocido como el “mercader de la muerte”, es célebre por suministrar armas a grupos rebeldes y organizaciones terroristas que alimentaron guerras en África, Asia y Oriente Medio.

Su arresto en 2008 en Tailandia no se basó en los cargos por las operaciones de tráfico de alto riesgo, que desde entonces sirvieron de inspiración para varias películas, documentales y libros.

En cambio, ha estado bajo custodia extranjera durante más de una década tras ser atrapado en una operación encubierta de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos.

Funcionarios estadounidenses atrajeron al distribuidor de armas para que se comprometiera con supuestos representantes de un grupo guerrillero colombiano. Ofreció vender armas a los rebeldes, incluso con el entendimiento de que los materiales podrían utilizarse para matar estadounidenses. Incluso, también, según versiones de prensa, algo similar hizo con cárteles de la droga mexicanos.

Poco después, arrestaron a Bout en Bangkok. Tras una prolongada batalla legal y protestas del gobierno ruso, fue extraditado a Estados Unidos. Casi cuatro años después de su captura, Bout fue declarado culpable de tres delitos y recibió una sentencia mínima de 25 años.

¿Por qué la liberación de Bout no representa un riesgo para Estados Unidos?

No obstante, Shira A. Scheindlin, entonces jueza federal del Tribunal de Distrito de Estados Unidos para el Distrito Sur de Nueva York que falló sobre el caso, dijo que “la sentencia era demasiado alta en primer lugar”.

“Era obligatorio. No tenía discreción”, dijo a Insider a principios de julio. “Tenía que dar la sentencia que di”.

Desde entonces, el gobierno ruso presionó para que Bout regresara. Los medios rusos lo relacionaron repetidamente con posibles intercambios de prisioneros con estadounidenses encarcelados, incluido Reed.

En mayo, el medio de comunicación estatal ruso Tass escribió que funcionarios estadounidenses y rusos entablaron conversaciones sobre un intercambio de prisioneros Bout-Griner.

La vinculación de Bout y Griner llevó a Scheindlin a hablar sobre las caracterizaciones erróneas que rodearon el arresto y la condena de Bout.

La principal de sus preocupaciones: al “mercader de la muerte” nunca lo condenaron por suministrar armas.

“No se vendieron armas”, dijo Scheindlin. “Nadie resultó herido, y lo colocaron en esa posición por su pasado y por la manera en la que los agentes lo manejaron”.

“No digo que sea un tipo inocente, no me malinterpreten, pero creo que haber cumplido 11 años más o menos (…) es una cantidad bastante considerable en la vida de una persona”, agregó. “No creo que esté mal cambiarlo”.

La liberación de Bout sigue siendo un tema de discusión.

Scheindlin se mantuvo firme en su creencia de que Bout —a quien describió como “un hombre de negocios frío, muy frío”, pero lejos de ser un terrorista— ya no representaba una amenaza para Estados Unidos o sus aliados.

Agregó que “estaría trastornado por el riesgo de volver a prisión”.

Jonathan Franks, quien trabajó para liberar a Reed a principios de año y se desempeña como portavoz de la campaña Bring Our Families Home, dijo a Insider que no creía que liberar a Bout fuera “un problema de seguridad nacional”. En parte porque “no es el mismo hombre” que era cuando lo detuvieron por primera vez hace unos 15 años.

Sin embargo, otras fuentes, como Dani Gilbert, insisten en que “hay un interés real de la seguridad nacional estadounidense en mantener encerrado a Viktor Bout”.

Gilbert, un experto en toma y recuperación de rehenes que actualmente es becario en política exterior de Estados Unidos y seguridad internacional en Dartmouth College, dijo a Insider que “los costos de dejarlo ir son muy reales”.

“Él es un tipo realmente malo”, afirmó. “Es un criminal violento, responsable de ayudar e incitar a la violencia en todo el mundo”.

También advirtió sobre preocupaciones más allá de la notoriedad y la capacidad de daño futuro de Bout. De acuerdo con él, liberar a un criminal de tan alto perfil podría incentivar a Rusia y otros adversarios estadounidenses a detener injustamente a más civiles en el futuro.

“La Casa Blanca debe tener cuidado de anunciar al resto del mundo que en el momento en que arresta injustamente a un ciudadano estadounidense en el extranjero, obtendrá toda la atención de la Oficina Oval”, dijo Gilber.

“Esta narrativa de ‘usted arrestar a estadounidenses y el gobierno hará concesiones para traerlos a casa’ sienta un precedente realmente peligroso”.

Liberar a la medallista olímpica fue la prioridad de Estados Unidos.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, ofreció un análisis similar durante una conferencia de prensa a fines de julio.

Dijo a los medios estadounidenses tenía “dos imperativos cuando se trata de estadounidenses detenidos arbitrariamente e injustamente en cualquier parte del mundo, incluida Rusia, incluso en los casos de Brittney Griner y Paul Whelan”.

“Nosotros, por supuesto, queremos ver que aquellos que están detenidos injustamente sean liberados y puedan regresar a casa”, dijo Blinken.

“Al mismo tiempo, es importante que trabajemos para reforzar la norma mundial contra estas detenciones arbitrarias, contra lo que es una práctica verdaderamente horrible”.

Sin embargo, con la creciente presión para traer a la atleta olímpica a casa, especialmente a la luz de su abrupto traslado a una de las notorias colonias penales en la República de Mordovia en Rusia, el gobierno deEstados Unidos aparentemente priorizó asegurar la libertad de Griner sobre las preocupaciones en incentivar la toma de rehenes en el futuro.

La administración se movió para abordar estos problemas en julio, cuando Biden declaró una emergencia nacional en forma de una orden ejecutiva. Esta se centró principalmente en medidas preventivas para reducir la cantidad de ciudadanos estadounidenses detenidos injustamente o rehenes en el extranjero

Deja un comentario

Relacionados

Con el pueblo o con la oligarquía: AMLO a Cuauhtémoc Cárdenas

Comentario político del periodista Raymundo Medellín para el programa radiofónico “Hablando Claro” de Radio Expresión México, que conduce...

En Amecameca Consultas Gratuitas de Medicina General

Tu salud y la de los tuyos nos importa. El Gobierno de #Amecameca y la coordinación de salud invita...