*Grave daño ecológico, vial y a la calidad de vida de la población 

Luis Repper

 

 

[email protected]

 

Eruviel Ávila Villegas, un tipo que cobra como gobernador en el Estado de México, oootro del Edomex, además de estar perdido, ser incapaz, es torpe, no conoce la entidad que “gobierna”, ni idea tiene lo que es merecer calidad de vida para la población.

Ensoberbecido, necio, absurdo, pretende poner en circulación un mamotreto inútil llamado Mexibús Línea 2, por la avenida más importante, trascendente y única, de la región norponiente de la zona metropolitana: la Vía José López Portillo, que cruza Ecatepec, Coacalco, Tultitlán, dotada de 4 carriles por sentido, por donde circulan diariamente más 35 mil vehículos.

Por más de 30 años esta vialidad ha sido la única salida de 4 municipios, incluido Tultepec –la ciudad de los cohetes- hacia la Ciudad de México o Querétaro, o a la autopista México/Pachuca, y no había problemas –sólo la saturación vehicular por los miles de autos, tráiler, camiones, combis, micros que ahí pululan, etc. pero estamos acostumbrados a ello.

Desde hace más de 4 años, que el anterior “gobernador” mexiquense, Enrique Peña Nieto, tuvo la ocurrencia de meter la Línea 2 del Mexibús por ahí, la vida en la región se trastocó, se daño, porque de inmediato se pusieron a hacer obra y construir estaciones, en donde se robó el camellón, un carril y la tranquilidad de sus habitantes.

La construcción de este capricho mexiquense ya hizo estragos ambientales, pues para levantar las 42 estaciones de la ruta, se talaron más de 2 mil árboles, se arrancó el pasto de camellones, incluso se eliminó el Parque Ecológico “Primero de Mayo”, en la Colonia Adolfo Ruíz Cortines, en Ecatepec, que los vecinos reclamaron, pero no fueron escuchados, quienes aseguran que el Mexibus Línea 2 está mal planeado y lo confirmo, pues jamás se presentó a la autoridad ecológica de la entidad el estudio de impacto ambiental…ah, pero olvidaba decir, que en la avenida 1º de Mayo de Ecatepec se tenían áreas de juegos infantiles, que fueron arrasadas para el trazo confinado.

Además la corrupción, la impunidad, la desfachatez de presidentes municipales, de autoridades estatales y la complicidad de fraccionadores cometieron ecosidio al saturar, destrozar zonas verdes y la falda baja de la Sierra de Guadalupe con la construcción de decenas, sí de decenas, de fraccionamientos y unidades habitacionales privadas, que además de provocar daño ambiental, violan las disposición del Congreso Mexiquense de que por la saturación habitacional y vehicular en esos municipios se prohíbe construir más vivienda; incluso, existen avisos y anuncios oficiales colocados sobre la calzada de la prohibición de construir obras habitacionales.

Pero estos políticos se pasan las leyes por el “arco del triunfo”  y lo que debe ser reserva ecológica, una franja que proporcione oxigeno, la transformaron en asfalto, hierro y cemento con decenas de fraccionamientos y la violación al reglamento urbano, que consiste en lo siguiente: todo constructor, fraccionador, casamentero una vez que recibió la licencia de construir y de cambio de uso de suelo, tiene la obligación de tender una carretera o vía alterna de salida de su enjambre de casas a una vía principal (la López Portillo) para no saturara.

Bueno… eso dice la ley, pero estos terratenientes, coludidos con las autoridades se burlaron de la gente, del cliente, de la población arraigada y todos echaron a la Vía López Portillo su salida y por obvias razones han colapsado desde hace más de 10 años la avenida.

 

Pero esto no le interesa, menos incomoda al inepto Ávila Villegas, pues cada vez que “visita” la zona el insensato llega en helicóptero, para no “embotellarse” e ignorar, desentenderse del infierno en que han convertido la vialidad, acentuada ahora con la torpeza y tontería del Mexibús Ecatepec/Tultitlán.

Ya detallé todo el daño ecológico que esta torpe construcción ha provocado en la zona, ahora me centro en la afectación vehicular que viene provocando el robo de un carril de la vialidad para darle paso al Mexibús. Empezaron a colocar los bolardos, bloqueando con piedras y muros plásticos naranja el carril, con lo que dejan sólo 3 y en un tramo, a la altura de La Bandera (Tultitlán), estos quedan en dos, y si hablamos que en horas pico (todo el día) está saturada, esto se convierte en nudo vial y encono entre microbuseros, vaneos, autobuseros,  taxistas y automovilistas particulares por ganar el paso.

En tramos de tres kilómetros que hace 5 años se recorrían en 7 o 10 minutos, en los últimos 3 meses, se han convertido de 45 minutos a hora y media; desde luego esto sin importarle a las autoridades estatales y municipales, que en horas de desesperación los agentes de tránsito desaparecen por arte de magia, dejando a su suerte al atribulado automovilista. ¡Esto tiene sin cuidado al inepto Eruviel Ávila Villegas y sus alfiles priistas, los alcaldes inmorales de Tultitlán, Coacalco y Ecatepec.

Este Mexibús Línea 2, del Estado de México no tiene planeación, menos proyecto ejecutivo en ingeniería de tránsito, causó daño ecológico irreversible, afectó la calidad de vida de millones de ciudadanos, que hoy deben invertir al menos 3 horas y media para trasladarse y volver a su casa, por la saturación vehicular que el robo de un carril (de los 4) embotelló a miles de automóviles.

De verdad, no era necesario tender esta línea confinada, pues con las corridas de las rutas de micros, van, taxis y autobuses colectivos que por más de 30 años han dado el servicio, se resuelve la movilidad de la población. Si bien la operación de las rutas la realizan “trogloditas”, inmorales e irrespetuosos chóferes del transporte concesionado, el usuario ya está acostumbrado al “mal necesario”, El Mexibús Línea 2, no resolverá el problema de movilidad, como ha quedado demostrado en la Línea 1, que  corre de Ciudad Azteca a Ojo de Agua, que transita mayoritariamente por la Avenida Central, que rompió la tranquilidad vial de la zona y no resultó la alternativa de movilidad que el gobierno mexiquense quiso implementar.

En el Estado de México siguen haciéndose las cosas al “aí se va”, por falta de planeación, por el afán privatizador en terrenos públicos, como fue la característica del anterior “gobernador” que concesionó a particulares todas las carreteras de la entidad, como el “Viaducto Bicentenario” (Toreo/Tepotzotlán) por encima del Periférico Norte, una vialidad de las más caras del mundo. Sólo por citar un ejemplo: de lo que fue el Toreo de 4 Caminos al entronque con la López Portillo, un tramo de 13 kilómetros, el usuario paga 45.17 pesos ¡carísimo! 3.47 pesos el kilómetro… ¿Qué tal?

Regreso, para terminar el tema. No es justo que una decisión tomada cómodamente, en un mullido sillón y glamorosa oficina de la Casa Estado de México, en Toluca, domicilio particular de los gobernadores o en el bunker del Palacio de Gobierno, un mandatario incapaz, mal informado o lo peor, que nunca estuvo in situ, para ver las ventajas y desventajas de destrozar, de colapsar la Vía López Portillo (Ecatepec, Coacalco y Tultitlán), disponga meter (con calzador) un inoperante Mexibús, estorboso, insuficiente, destructor del medio ambiente, por un capricho heredado de su antecesor. Lo que demuestra incapacidad y sometimiento, sin importar el daño a la calidad de vida de los habitantes de la zona norponiente del área metropolitana.

 

 

 

Una sugerencia para el inquilino de la Casa Estado de México, en Toluca, ojalá se diera una vuelta, solo, sin guarros, manejando su propio auto, a las 7 u 8 de la noche por la Vía López Portillo, desde Barrientos hasta Plaza Las Américas, en Ecatepec, para que viva la desesperación, la rabia, la ira y encono que a diario padecemos miles, miles de habitantes de esos tres municipios y sienta en carne propia, la incapacidad, la ineptitud, la negligencia de “gobernar a distancia” y de estar mal asesorado.

Aún está a tiempo de echar para atrás este pésimo proyecto. Si el Gobierno Federal se desdijo de uno internacional adjudicado a empresa China y socios mexicanos (Tren Rápido México/Querétaro), con las consecuencias mundiales que esto traerá, no veo como un capricho mexiquense inservible y dañino para millones de ciudadanos, no se pueda suspender.

La falta de ingenio y capacidad, demostró lo débil de un gobierno estatal, ¿Por qué no, mejor se construyó una vialidad  alterna, suficientemente amplia, que saque a otro punto limítrofe la carga vehicular, en vez de robar una carril de la López Portillo. Hubiera sido una opción inteligente; ¡pero que se puede esperar de un gobierno local desvinculado de la población!

Una cosa más, “señor gobernador”, impida, obligue, exija a los alcaldes de su partido –lo bueno que ya se van– prohibir, no dar más permisos para construcción de fraccionamientos, al menos en la franja, de Ecatepec a Tultitlán, porque ya no cabemos en la López Portillo y con el robo que nos hizo de un carril, esto será un caos, un desastre vial. ¿Y sabe qué? acaba de dar motivos a los agentes de tránsito de esos tres municipios –que tienen fama de corruptísimos- para extorsionar, ante la desesperación del automovilista de no avanzar y aventurarse a invadir el carril confinado DE SU Mexibús.

Le pregunto, señor Eruviel Ávila, ¿en verdad conoce todo el Estado o gobierna de oídas?, porque lo que es Ecatepec (del que fue alcalde), Coacalco y Tultitlán, le han pasado de noche.

Lo reto, dese una vuelta solo, en su auto, entre las 7 y 10 de la noche por la Vía López Portillo, para que conozca lo que padecemos quienes hemos sido asaltados por su gobierno robándonos un carril de la multicitada avenida; no es lo mismo Paseo Colón, en Toluca, que ésta en el norponiente de la entidad. Bájese de su nube y del helicóptero y no gobierne de oídas.

Espero su respuesta

 

 

*Miembro de la Academia Nacional de Periodistas de Radio y Televisión (ANPERT)

Deja un comentario