Manuel Aparicio

Desde la mañana de ayer, elementos de la policía federal, han montado un operativo de blindaje carretero en la autopista del Sol, con la finalidad de evitar que los normalistas tomen las casetas de peaje y pidan “cooperación” lo que se ha convertido, para ellos, en un negocio muy redituable.

Hace un par de días, el Procurador General de la Republica, Jesús Murillo Kharam, precisó que “existe la certeza legal de que los estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa fueron muertos”, y concluyó que: “el grupo Guerreros Unidos, detuvo a los estudiantes, los llevó al basurero de Cocula, los ejecutó e incineró porque creyeron que eran parte del grupo antagónico los Rojos”.

También explicó que “la Universidad de Innsbruk realizará una secuenciación masiva paralela, que es lo último en ciencia, para intentar si es posible obtener el ADN de ellos”. Hasta aquí, todo indica que el gobierno federal, da carpetazo al asunto de los normalistas desaparecidos, de ahí la decisión de realizar el operativo de blindaje carretero en la Autopista del Sol.

De esta manera, también se pone fin a “la tolerancia” que se tornó absurda, en favor de quienes a través de manifestaciones, tropelías, actos vandálicos, destrucción de inmuebles públicos y privados, saqueos y secuestros de vehículos e incendio de patrullas, exigían la presentación, con vida, de los normalistas desaparecidos; manipulando la rabia y el dolor de los podres de esos jóvenes.

Ante la determinación de concluir el asunto, el presidente de la CNDH, consideró que no es un caso superado y no puede hablarse de que se cierra el expediente, porque falta ver que dicen los jueces, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y conocer los resultados periciales solicitados al extranjero.

Falta saber qué reacción van a tener, los grupos anarquistas, el magisterio disidente y otros grupos violentos en los que se incluyen los propios alumnos de la normal de Ayotzinapa y sus “asesores”, que tienen ligas con la guerrilla.

A no ser que las declaraciones del secretario de gobernación Miguel Ángel Osorio Chong, de que las elecciones en Guerrero están garantizadas, tenga que ver con “acuerdos” con los líderes de los normalistas, que en una de esas se quedan con los camiones secuestrados y los vehículos robados que tienen en su poder; y, los padres de los desparecidos, a seguir llorando su pena.

Deja un comentario