Manuel Aparicio

Desde hace más de 15 años, en el  noticiero Hablando Claro que se transmitió durante 10 años en Radio Chapultepec, en múltiples ocasiones me pronuncie por la desaparición de la figura de representación proporcional o plurinominal; y el retiro de por lo menos el 50 por ciento de las prerrogativas, a los partidos políticos. El pronunciamiento sustentado en que los legisladores plurinominales, se deben, a quienes les dieron la diputación; en consecuencia sus intereses, compromisos y lealtades, no son en favor de los ciudadanos. Y en lo que hace a los partidos políticos estos son decepcionantes.

Así es que cuando el presidente Enrique Peña Nieto, durante su campaña a la primera magistratura, se comprometió a retirar 100 diputados de representación proporcional, consideré, espero que no ilusamente, que por fin estaríamos en el camino de abatir la sobre representación legislativa. Ahora se escuchan voces que asumen la defensa de la figura de representación proporcional, por rentabilidad y conveniencia política, pero sin considerar que son de un alto costo económico que pagamos los mexicanos a cambio de nada. 

Ha quedado claro que la representación proporcional no sirve a la democracia en nuestro país, porque los resultados de las elecciones casi siempre tienen que ver con acuerdos políticos. Por eso, ahora que el consejero presidente del Instituto Nacional electoral INE, Lorenzo Córdova Vianello, se asumió como defensor del sistema de representación proporcional, “convencido de que fue un mecanismo planteado para democratizar el régimen político mexicano”. Pero es un razonamiento decepcionante, porque esa figura ya cumplió su objetivo.

Ahora, en una acción mediática, y de cara a las elecciones del próximo año, el PRI, propuso realizar una consulta popular para disminuir 100 diputados plurinominales y 32 senadores, para hacer realidad el compromiso del presidente Enrique Peña Nieto.  Para este efecto, antes del 15 de septiembre, buscan reunir un millón y medio de firmas, es decir un 2 por ciento de la lista nominal de electores.

Desde luego este no es el primer intento por reducir el número de diputados y senadores; en su momento lo propuso el ex presidente Felipe Calderón, pero no prosperó. También el periodista Pedro Ferriz de Con, después de una intensa campaña durante casi un año, que culminó con la presentación de 4 millones de firmas, tampoco tuvo éxito, en otro intento participó el PAN, con igual suerte, Así es que esperemos que el compromiso de Peña Nieto sí funcione y ese millón y medio de firmas que busca conseguir el PRI lo logre.

Deja un comentario