Manuel Aparicio

 

La corrupción en el Estado de México es impresionante, y abarca todos los sectores aunque lo quieran negar; pero es una vergüenza, que los impartidores de justicia caigan en ese desprestigio. Por lo menos así se desprende de la denuncia hecha por ejidatarios del municipio de San Vicente Chicoloapan, quienes se manifestaron frente a las instalaciones del Tribunal Unitario Agrario con sede en Texcoco.

No es la primera ocasión en que los ejidatarios señalan que las autoridades agrarias se coluden con personas que les despojan de sus tierras. Esta ocasión los campesinos, denunciaron al magistrado Daniel Magaña Méndez, por actos de corrupción en la venta de 27 hectáreas destinadas a la construcción de dos instituciones educativas.

La situación es preocupante porque el magistrado Daniel Magaña, al permitir este supuesto despojo está generando un clima de tensión entre los propios campesinos, quienes aseguraron que no permitirán que se burlen de ellos.

Pero no sólo eso, si se toma en consideración que los campesinos están denunciando este hecho, el magistrado podría ser responsable de un posible enfrentamiento que se desencadenaría el próximo 12 de julio, en que habrá de desarrollarse la asamblea, que tiene todos los tintes de fraudulenta ya que están en contubernio el alcalde de San Vivente Chicoloapan, Andrés Aguirre Romero y el ex comisariado ejidal, Juan Manuel Zavala.

Ambos personajes, de acuerdo a lo señalado por los campesinos, estarían haciendo un jugoso negocio con la transacción que lleva la intención de arrebatarles sus tierras sin pagarles lo que debe ser justo, o por lo menos esa es la percepción de los campesinos que cuentan con asesoría externa a ellos.

Ahora será necesario que las autoridades estatales tomen las debidas precauciones para evitar un posible enfrentamiento entre los campesinos, particularmente porque en la manifestación hizo acto de presencia Adán Espinoza, líder del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra, quien ya asesora a los campesinos inconformes para que defiendan sus tierras al costo que sea.

Seguramente ustedes recuerdan bien que los miembros del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra, son identificados como los macheteros de Atenco, quienes presionaron al gobierno estatal y al federal para evitar que se construyera el aeropuerto alterno al de la ciudad de México en tierras texcocanas y no sería remoto que ellos propiciaran que se caldearan los ánimos a tal grado, que un enfrenamiento podría tener graves consecuencias… Más vale un grito a tiempo.  

Deja un comentario