Michoacán no es la Profeco

Fecha:

Share post:

*La insurrección no se combate con multas

Luis Repper

[email protected]

Dice el refrán popular mexicano “no hagas cosas buenas que parezcan malas” y en Michoacán se aplica a la perfección.

La reacción, porque eso fue, el Gobierno Federal  “reaccionó” en vez de prevenir el conflicto social, el impacto económico, la intranquilidad popular, el miedo, terror y pánico que las guardias comunitarias provocaron en varios municipios de la entidad, “gobernada” por un octogenario y enfermizo Fausto Vallejo, que de la manera más vil y al más puro estilo priista de la “dictadura perfecta”, echan a la calle y se nombra un Virrey, llegado desde la Profeco, a gobernar lo que resta del cuatrienio michoacano.

Lo que aplicó la administración federal fue una aspirina a un avanzado cáncer social que coloca al Estado de Don Lázaro Cárdenas del Río, en la entidad indeseable para visitar desde cualquier parte del mundo, incluso, el turismo nacional evita vacacionar  en la región.

La reacción peñista me recordó la misma que tuvo Felipe Calderón cuando al inicio de su sexenio (2006/2012) mandó a su tierra natal toda la artillería a su alcance: militares, AFI’S, marinos, judiciales… y para qué… sólo hubo más muertos que soluciones. Esta vez la cosa no pinta de manera distinta, porque es el mismo problema (no resuelto), pero ahora con el agravante de la existencia de guardias comunitarias, habitantes inconformes, el resurgimiento de La Familia Michoacana, el reforzamiento (interno) de los Caballeros Templarios y por ahí empieza a asomarse la marca de los “aparentemente extintos”  “Z”

No se trata de “echar montón”: helicópteros, militares, armamento moderno, marinos, policías y ministerios públicos federales, “inteligentes” del Cisen, que no adelantan nada y los sorprenden; No, por ahí no va la cosa. Antes de involucrarse y dar un autentico “golpe de estado” a Vallejo  Figueroa, en Los Pinos, Gobernación, PGR, etc. debieron madurar una verdadera estrategia, un proyecto de apoyo y solución de un conflicto largamente conocido, que restituya el tejido social y económico de Michoacán, y no, sustituir de manera ilegal a un mandatario legalmente electo, mandándolo al destierro y convertirlo en Presidente Municipal de Apatzingán.

Como se dieron las cosas, la reacción federal obedeció más a la presión mediática, al golpeteo informativo de los medios de comunicación, que a un plan previamente diseñado para “bajarle” al polvorín en que está convertido más de la mitad del Estado.

Es un hecho que después de tantas notas periodísticas, columnazos, comentarios, editoriales, análisis, mesad de debates, etc. en Parque Lira y en Bucareli se asustaron e improvisaron un proyecto de “rescate de Michoacán”, que más que solución traerá un contraataque de los grupos insurrectos, porque nadie de la administración federal buscó, dialogó, consensuó, transó, una salida inteligente; por el contrario puso en riesgo a la población michoacana, porque es bien sabido la reacción de los Templarios, de La Familia, de los “Z”, que no permitirán el regateo de sus plazas, porque ello les representa pérdidas de dinero y lo peor, humillación ante sus similares.

¿Cómo es posible que un ex Procurador del Consumidor, sin preparación, capacidad, habilidades, conocimientos de gobernar, se haga cargo de un Estado –fallido- en tales circunstancias? aunque haya sido Procurador de Justicia del Estado de México, no es lo mismo perseguir a comerciantes que violan la Ley Federal de Consumidor o procurar y castigar delincuentes comunes, que administrar una entidad y pretender combatir a terroristas, milicianos, mercenarios, narcotraficantes, etc. Una vez más la improvisación, el todologismo, el amiguismo, en detrimento de millones de michoacanos.

Retomando las palabras de Fausto Vallejo en la ceremonia en donde fue desplazado y convertido en Alcalde de Apatzingán, para dar paso al superhombre, Alfredo Castillo,  aseguró que “vamos a impedir que los infractores cometan fechorías de manera impune, abierta y descarada. Vamos con toda la fuerza y el soporte del Gobierno de la República” (sic) ¿será?

Este destierro al gobernador constitucional, dio paso a la imposición e  importación a Michoacán de Alfredo Castillo Cervantes,  para cumplir funciones de Comisionado para el Desarrollo Integral de Michoacán, (mandatario de facto) que podría convertirse en “un virrey sin contrapesos” pues no se sabe a quién rendirá cuentas, su nombramiento ocurrió por su “cercanía” con Enrique Peña Nieto y ser miembro del Grupo “Golden Boys” del Estado de México, creado por Arturo Montiel Rojas. Saque sus conclusiones.

Castillo Cervantes no conoce Michoacán, tal vez ha vacacionado en él para comer pescado blanco en el Lago de Pátzcuaro, corundas, en Morelia, disfrutar las Cascadas de la Tzararacua, navegar o nadar en el Lago de Cuitzeo, entre otras maravillas turísticas de la entidad, pero que conozca los entuertos, secretos, necesidades y localización de los subversivos, no, nada… Y él gobernará lo que resta de la administración vallejista.  

No se vislumbra algo diferente a los escenarios calderonistas de la “guerra fallida” contra el crimen organizado. Un comisionado nada resolverá cuando una aspirina, no cura el cáncer, cuando de manera imprudente se remueve a una autoridad legalmente constituida, aunque lo escondan con el brete de “comisionado”: en términos llanos se llama relevo, imposición, remoción o ¿se preguntó a los michoacanos si aprobaban el desplazamiento del gobernador por quien votaron en una elección legal?. ¡Claro que no!

La orden se dio desde el Centro, ignorando a la ciudadanía purépecha, que si bien no están conformes con el “estilo de gobernar” del enfermo Fausto, tampoco es correcto que de la noche a la mañana se cambie al ejecutivo local, disminuyéndolo a Presidente Municipal de Apatzingán y de Tierra Caliente, mientras en Morelia, despacha el enviado presidencial a “apagar el fuego”, con bidones de gasolina.

Al crimen organizado no se le combate con recomendaciones o multas, como en la Profeco

Lo he dicho en este espacio varias veces: la política es el arte de la negociación, el consenso, el diálogo, el acuerdo y un ex procurador no negocia, sólo ataca, acosa, persigue. Ni Templarios, Familia, “Z”, Guardias Comunitarios, etc. perderán la plaza.

La autoridad federal, pregunto, ya tiene al menos un pequeño Plan o la alternativa “B” para regresar a Michoacán al cause tranquilo y le devuelvan la paz o en caso de que los subversivos no acepten el exhorto o la multa (tipo Profeco)… Parece que no. Ya son cuarto para las 12 y “echar montón” no es la solución para la tranquilidad del Estado.

Si Lázaro Cárdenas volviera a nacer, ya saben que sucedería.

 

*Miembro de la Academia Nacional de Periodistas de Radio y Televisión (ANPERT)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Relacionados

Falta de medicamentos, negligencia y trato despótico en clínicas del IMSS

  CDMX. SIMEX.- Aunque en todas las instituciones del sector salud, hay quejas, en clínicas del seguro social, se...

Estudiantes demandan mejoras a su escuela en Cuautitlán Izcalli

  Por:   Andrea Anahí Cuautitlán Izcalli. SIMEX.- “El gobierno municipal, no ha cumplido con la obligación de brindar mejores...

Caníbal Indignación total, crea polémica entre la SCJN y alcalde de Atizapán

  Por: Redacción Atizapán, Méx. SIMEX.- “Todos sabemos de antemano que el alcalde panista de Atizapán de Zaragoza, Pedro Rodríguez...

Palabras Más / ¿Nos resignamos? 

El hombre es el medicamento del otro hombre. Ikram Antaki Arturo Suárez Ramírez / @arturosuarez  De entre las carencias que tiene López...