Blas A. Buendía

Como una medida populista en la víspera de las elecciones del próximo año, el pleno de la Asamblea Legislativa aprobó la Ley de Ingresos y el Código Fiscal de la Ciudad de México, por lo que la capital tendrá una recaudación para el año 2018 de 226 mil 851 millones de pesos, monto superior a la estimación hecha por el Ejecutivo local en la propuesta inicial.

A pesar de que el monto es superior a la iniciativa enviada por el Gobierno de la Ciudad de México, en la Ley no se contempla aumento en los impuestos; al contrario habrá continuidad en los beneficios fiscales.

El diputado Andrés Atayde Rubiolo, en representación de las comisiones unidas de Hacienda –la cual preside- Presupuesto y Cuenta Pública fundamentó el dictamen del Código Fiscal de la Ciudad de México, e indicó que éste no considera aumentos en ningún concepto de  impuestos.

Al contrario y derivado del sismo del 19 de septiembre, los damnificados tendrán beneficios. “En este Código Fiscal los afectados de hoy y del futuro no estarán en la incertidumbre, esto no será a la buena voluntad”, acotó.

Mencionó que la Ciudad de México siempre se ha caracterizado por su fortaleza hacendaria a nivel nacional y menos dependiente de la Federación.

Sin embargo, dijo, el factor de actualización será de 5.48 por ciento, esto debido al entorno macroeconómico complicado, ya que el Índice Nacional de Precios al Consumidor, en la última quincena de diciembre, fue de 0.4 por ciento así como la tasa de inflación anual se colocó en 6.69 por ciento, es decir, por encima del 6.66 por ciento esperado.

En la argumentación, el legislador explicó que para el año fiscal 2018, los beneficios continúan en materia predial, derechos sobre suministro de agua, tenencia o uso de vehículos, es decir, los capitalinos podrán contar con beneficios por pronto pago, así como reducciones o exenciones en algunos supuestos, relacionados con la condición personal, social o económica de los contribuyentes, atendiendo el principio de progresividad y el valor del justo pago de impuestos.

Precisó que en el caso del impuesto predial,  los ciudadanos pueden tener plena tranquilidad, pues no habrá afectaciones en sus bolsillos. Serán más de 25 mil hogares los que se beneficiarán con la reclasificación y actualización de los rangos mínimos y máximos. “Así es como hemos escuchado a los ciudadanos y así es como respondemos directamente”.

Atayde Rubiolo también hizo la fundamentación del dictamen de la Ley de Ingresos, la cual considera una recaudación de 226 mil 851 millones de pesos, monto superior a la estimación del Gobierno de la Ciudad de México.

Recalcó que este comportamiento se ha observado en la presente Legislatura. “Este año alcanzamos nuestro punto más alto de diferencial entre lo propuesto y lo aquí aprobado. Decimos con orgullo que logramos 6.37 por ciento más, esto es significativo y motivo de satisfacción”.

Los ingresos se componen de la siguiente manera: En el rubro de impuestos, 57 mil 940 millones; Cuotas y Aportaciones de Seguridad Social, 3 mil 595 millones de pesos; por Derechos, 14 mil 3 millones; Productos, 13 mil 292 millones; Aprovechamientos, 14 mil 80 millones; por Venta de Bienes y Servicios, 12 mil 385 millones.

A estas economías se suman los recursos provenientes de la Federación. Del Fondo General de Participaciones se tendrán 62 mil 760 millones de pesos; del Fondo de Capitalidad 2 mil 500 millones de pesos, adicionalmente se contará con el Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de los Municipios y Demarcaciones Territoriales de la Ciudad de México con 6 mil 104.1 millones de pesos y el Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de las Entidades Federativas con un total de 2 mil 44.44 millones de pesos, además el Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social (FAIS), con un total de mil 18 millones de pesos. Estos recursos serán de vital importancia para la reconstrucción de la Ciudad.

“Pudimos construir una propuesta afable con los bolsillos de los capitalinos, sin poner en riesgo las finanzas sanas de la Ciudad, contrario a lo que hace poco dijo el secretario de Finanzas”, agregó el diputado del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional.

En su oportunidad, la diputada Beatriz Rojas, del Grupo Parlamentario de Morena, argumentó el voto en contra de su bancada al considerar que no se cumple con los principios de equidad  y proporcionalidad, toda vez que no se privilegia la economía familiar y únicamente se actualiza  de manera general las cuotas y tarifas  conforme al factor  de inflación del ejercicio fiscal.

“Son algunos ejemplos de la discrecionalidad y nula sensibilidad ante la grave situación económica que  vive la mayoría de los capitalinos y que se han presentado en las últimas tres reformas del Código Fiscal”, dijo.

El diputado Paulo Cesar Martínez López, también de Morena,  lamentó que el paquete económico para 2018 no contenga suficientes recursos para la reconstrucción. [email protected]

Deja un comentario