Chimbarongo, Chile.- El incidente se produjo en la escuela F-413 Tinguiririca Las Quezadas, cuando el apoderado ingresó al comedor escolar y golpeó con una silla de fierro al profesor Fernando Torrealba que terminó con 5 puntos en la cabeza. El docente de 66 años y con más de 40 de ejercicio profesional denuncia que en la ACHS no le prestaron mayor asistencia médica ni le dieron licencia laboral.

“Yo estaba en clases con los niños de quinto básico y estaban todos trabajando, uno de ellos no trajo los materiales y andaba en la sala dando vueltas. En eso hubo una discusión con otro compañero y se pusieron a pelear entre ellos sólo de palabras, sin agresiones físicas. Con los ánimos alterados, le dije a este niño que mejor se fuera de la sala para evitar un problema mayor. Cuando salió de la sala llamó al papá, no sé que le habrá dicho. Luego bajé y estaba en el comedor, porque soy el encargado de la alimentación del colegio, y ahí llegó el papá de este niño muy alterado, obviamente no pidió permiso y solo dijo que quería ubicar al profesor Torrealba y su hijo le indicó que estaba en el comedor. Llegó y quería agredirme, me tiró un combo y le hice el quite, después tomó una silla de fierro y me la lanzó. Traté de protegerme, pero igual me causó una herida y tengo 5 puntos en la cabeza. Salió del lugar con insultos aduciendo que yo había echado a pelear a su hijo”, describió el profesor Torrealba.

El incidente causó conmoción entre los estudiantes y funcionarios de la escuela, quienes asistieron al profesor agredido e intentaron calmar a los alumnos. Los testigos escribieron una declaración pública en la que describen con detalles el violento hecho (Leer en PDF adjunto). “Había niños que estaban almorzando y cuando vieron que empecé a sangrar ellos se pusieron a llorar, muchos comenzaron a gritar y otros salieron arrancando, pedían que llamaran a sus papás para que los llevaran a su casas”, detalló el docente.

El profesor Torrealba fue trasladado por el jefe del DAEM al hospital de Chimbarongo para constatar lesiones y en el recinto médico suturaron su herida en el cuello cabelludo con 5 puntos. “Después del hospital me trasladaron a la ACHS de San Fernando para ver la herida que tenía, pero no me hicieron ningún examen. No hubo un escáner ni radiografía, solamente me examinó el médico de turno. Me dieron antiinflamatorios para el dolor y antibióticos. No me dieron licencia, porque según el doctor en estos casos no lo ameritaba, tampoco me dio un tratamiento de contención, sólo me recomendó reposo”, apunto el profesor.

Tras la agresión, los funcionarios de la escuela impidieron que el apoderado saliera y llamaron a Carabineros para que lo detuviera. Luego de la formalización, la jueza del Juzgado de Garantía de San Fernando formalizó al agresor, le ordenó prohibición de acercarse a la víctima y decretó una orden de arraigo nacional en su contra.

Apenas se informaron del incidente, los directivos del Comunal del Colegio de Profesores prestaron asistencia al profesor Torrealba. “La agresión ocurrió el lunes al mediodía y cuando pudimos hablar con los colegas notamos que estaban muy afectados por la acción desquiciada y a mansalva del tipo. El profesor está muy complicado y por lo mismo, pedimos una reunión con el DAEM para aclarar esta situación”, explicó Pedro Salinas, Presidente Comunal Chimbarongo.

El Vicepresidente Nacional del Magisterio, Guido Reyes, se reunió con el profesor Fernando Torrealba y adelantó que presentarán una querella contra el apoderado y pedirán que se investiguen otras responsabilidades. “Los empleadores y sostenedores municipales tienen la obligación por ley laboral de resguardar la integridad física y psíquica de sus trabajadores y en este caso, el apoderado ingreso al comedor. Fallaron los controles”, concluyó el directivo gremial. (Información Colegio de Profesores de Chile)

Deja un comentario