Oceanografía, peor que Fox y Calderón

Fecha:

Share post:

*Marta Sahagún e hijos, principio del fin del desmoronamiento del PAN

Luis Repper

[email protected]

El Partido Acción Nacional va de mal en peor, y no por el desliz de su aspirante a dirigirlo, Ernesto Cordero, quien en su subconsciente quiere ser priista, pues durante un discurso de campaña dijo textual “quiero ser Presidente del PRI”, ¿error o ilusión? Tampoco porque la decena trágica sumió a los mexicanos en el descrédito mundial (Fox) o en la osadía y necedad de una guerra sin logística que dejó más de 75 mil muertos (Calderón), o porque hayan perdido estrepitosamente la Presidencia de la República (2012), sino porque aquel partido de las décadas de los 80 y 90’s, claro, transparente, incorruptible, creíble, con la llegada del foxismo y la prolongación al calderonismo se sumió en la más vergonzante corrupción e impunidad, que si Manuel Gómez Morín lo viera, los fusilaba.

¿Qué le pasó al PAN? ¿Sucumbió a la inercia priista de 7 décadas de poder, en que si no se era corrupto perdían su valor? Parece que sí. Porque desde el momento mismo de la asunción al poder del guanajuatense, Vicente Fox, se contaminó de desaciertos, de mentiras, de ocurrencias y hasta irresponsabilidades: dos ejemplos: “comes y te vas” o “yo porqué”

En ese instante la imagen de la Presidencia de la República perdió su valor, su impacto y diplomacia ante los ojos del mundo.

Con Fox, el acabose, su directora de prensa de la campaña, Marta Sahagún, a la postre su esposa y madre de los terribles y corruptazos hermanos Manuel y Jorge Alberto Bribiesca Sahagún, (el orgullo de su nepotismo) minimizaron la figura presidencial a pelele, ironizándolo durante su sexenio en programas cómicos, cartones, caricaturas, editoriales… ¡vamos… ridiculizando la imagen! que ex presidentes como Miguel Alemán Valdéz, Adolfo López Mateos, habían consolidado por su seriedad, arrojo y personalidad.

El panista Vicente Fox, durante 6 años se convirtió en figura decorativa de Los Pinos, había un poder tras el trono; ella tomaba las decisiones, movía las piezas del ajedrez, autorizaba y exigía “moches”, “entres”, y lo demás, a la empresa de sus hijos, Oceanografía, hoy sumida en el escándalo y el desprestigio, no sólo de Pemex, sino de la familia panista.

Qué decir de otro blanquiazul, el michoacano, Felipe Calderón, quien durante su sexenio obligó a las fuerzas militares a realizar tareas de policía, provocando desprestigio, bajas innecesarias y lo más lamentable, la pérdida de vidas inocentes “daños colaterales” como él los calificó, en su insensata guerra no declarada al crimen organizado.

Sus desatinos, necedades, incapacidad y tendencia incontrolable a la bebida, abrieron la breca, allanaron el camino para que el tricolor se colara a Constituyentes y Parque Lira, para recuperar la joya del poder en México, la Presidencia de la República.

A un año 4 meses de la pérdida del poder, los panistas no se reponen, al grado que sin tener tribus, como en el PRD o “compromisos” como en el PRI, están divididos, ni siquiera hay afinidad para alcanzar una presidencia del partido por unidad. Ambos aspirantes a la silla azul en la Colonia del Valle, Maderistas y Corderistas se avientan boñiga y múltiples acusaciones, -que no es democracia… eeh- sino incapacidad y arrogancia del poder, por el poder mismo.

Lejos de lograr simpatía o interés porque Gustavo Madero o Ernesto Cordero se conviertan en el líder del partido, a la ciudadanía –que es la mayoría- no le interesa la contienda; es más, a sus militantes, adherentes o simpatizantes les tiene sin cuidado quien gane… y todo por esa carga vergonzante del caso Oceanografía, en donde algunos panistas tienen las manos metidas hasta el codo, lo que se traduce en desinterés o rabia por tanta corrupción, y esperemos, que no impunidad.

Oceanografía se convertirá en el estigma del PAN, en la persona de Marta Sahagún y sus vástagos. Como es el asesinato de Luis Donaldo Colosio, para el PRI, causado por los propios priistas, o el “bejaranazo”, el señor de las ligas, para el PRD, en la persona del infumable y desprestigiado René Bejarano Martínez, de ese tamaño y dimensión será para los azules recuperar credibilidad del votante no panista y me atrevo a vaticinar de los propios simpatizantes albos.

Ahora al iniciar los trabajos de su Asamblea Nacional para conformar los cuadros para el siguiente periodo de su dirigencia, la Presidenta interina del partido Cecilia Romero, con amplia experiencia política, sabe que Oceanografía, Marta Sahagún, Manuel y Jorge Alberto Bribiesca Sahagún y demás panistas involucrados como Juan JoséSuárez Coppel, Muños Leos, etc. se convirtieron en el problema del partido y en su discurso dijo que “en el PAN no queremos a corruptos”, pues que empiece a dar nombres y detalles de los hermanos Bribiesca y de la señora Marta, para que esa corrupción de la que habla, no se convierta en impunidad.

Estimó que es necesario actuar contra aquellos que hayan traicionado la confianza de la sociedad y del partido. “La ambición de algunos cuantos malos funcionarios por ningún motivo debe ser el signo con que la sociedad identifique al partido”.

“Acción Nacional, insistió, no echará a la calle el prestigio de 75 años por unos cuantos. Debemos actuar contra aquellos de quienes tengamos la claridad probada de que han traicionado la confianza de la sociedad y de este partido. Lo haremos sin juicios sumarios, pero tampoco por ductos paralizantes”

Bueno, doña Cecilia, el buen juez por su casa empieza. Es el momento para que usted y sus colaboradores en el CEN, hagan público las “marranadas” (palabra de un panista de sepa, Diego Fernández de Cevallos) de “esos traicioneros” que sí rompieron la confianza de la sociedad y del partido. Ofrezca pruebas de los “moches” y corruptelas –ya expresadas por ex directores de Pemex- de que Marta ordenaba se dieran contratos –sin licitación- a Oceanografía para sus corruptelas, órdenes que salían desde la mismísima oficina de la Primera Dama de foxilandia, en Los Pinos.

Si en verdad, señora Romero, desea recuperar imagen, confianza, credibilidad, votos y lealtades no escondan tras las faldas del fuero a actuales legisladores involucrados en el tema Oceanografía, es su oportunidad de pasar a la historia política del PAN como una ex presidenta honesta, contundente, de carácter, a quien no le temblaron las corvas para denunciar actos impropios que tienen sumido a su partido en el tercer lugar del escenario político, y ser quien sacó a patadas del PRI de Los Pinos en el año 2000.

Hoy sólo son un remedo de partido, que en 2 sexenios echaron para abajo el prestigio de 75 años, cuando se querían, se respetaban, luchaban unidos por el ideal de Gómez Morín, con una pléyade de respetables panistas como Don Luis H Álvarez, Carlos Castillo Peraza, Carlos Septién García, el propio Manuel Gómez Morín, Manuel J Clouthier, Abel Vicencio Tovar, Pablo Emilio Madero, y párele de contar.

Hoy es tiempo de recuperar lo perdido, exhiban y den pruebas de los autores intelectuales y materiales del fraude en Oceanografía y seguro recuperarán terreno perdido.

*Miembro de la Academia Nacional de Periodistas de Radio y Televisión (ANPERT)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Relacionados

Alcaldesa de Azcapotzalco se compromete a otorgar apoyos a habitantes de Conjunto Habitacional

  Ciudad de México.- La dirigente social en Azcapotzalco, Lourdes Chávez, junto con la alcaldesa de esta demarcación, Margarita...

Palabras Más / Un cómplice para la sucesión 

  Las conmemoraciones no son más que  un espectáculo de la memoria...  y yo no cultivo espectáculos,  ¡cultivo memoria!  Ikram Antaki  Arturo Suárez Ramírez /...

El Salario rosa ayuda en tiempos difíciles a la economía de las familias: Alfredo Del Mazo

  Nezahualcóyotl, Méx.-  Este programa, que nació primero que nada para reconocer el gran trabajo que hacen las amas...

El Gobierno del Estado de México aliado de las mujeres

  Atizapán de Zaragoza, México.- El Gobierno del Estado de México es un aliado de las mexiquenses, ya que...