Blas A. Buendía

El presidente del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México (TSJCDMX), magistrado Álvaro Augusto Pérez Juárez, afirmó que el control de convencionalidad es un tema que no está agotado, el cual aún requiere de mucha reflexión, a fin de construir las mejores respuestas a las cuestiones de derechos humanos que todos los días se dirimen en la impartición de justicia.

Al encabezar la inauguración del foro internacional Los derechos humanos, su aplicación en los tribunales; casos prácticos, recordó que los representantes del Estado mexicano están obligados a cumplir con los compromisos internacionales adquiridos en la materia, y resaltó la importancia de que en las casas de justicia se generen y perfeccionen mecanismos de control a nivel interno que verifiquen la observancia de los tratados internacionales.

Con la presencia de académicos de las universidades Nacional Autónoma de México, Iberoamericana –campus Ciudad de México y Tijuana- y  de representantes de organismos internacionales, el magistrado enfatizó la trascendencia del diálogo e intercambio de ideas para la construcción incluyente, que permita que jueces locales puedan seguir cumpliendo con sus responsabilidades en apego a derechos humanos.

En la Sala de Presidentes María Lavalle Urbina, recordó que en el TSJCDMX se aplica el control de convencionalidad como herramienta y mecanismo que implica que los juzgadores incorporen obligaciones establecidas en tratados internacionales  de los derechos humanos suscritos por México en sus resoluciones, con el propósito de consolidar una justicia expedita y cada vez más cercana a las personas.

Pérez Juárez comentó que México es miembro del Sistema Interamericano de Protección de los Derechos Humanos, además de que es parte del consenso internacional de que se debe garantizar un estándar de cumplimiento de derechos humanos para todas las personas.

Se trata, abundó, de un piso mínimo de libertades y derechos que todos “debemos cumplir”.

El rector de la Universidad Iberoamericana, David Fernández Dávalos, hizo referencia a las obligaciones contraídas en el país como parte de la reforma constitucional en materia de derechos humanos de 2011, y dijo que garantizar el acceso a la justicia es misión de los tribunales y sus componentes.

En el acto participaron el subprocurador Jurídico, de Planeación, Coordinación de Derechos Humanos de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México, José Antonio Mirón Reyes, y la segunda visitadora de la Comisión de Derechos Humanos local, Montserrat Rizo Rodríguez. [email protected]

Deja un comentario