Blas A. Buendía
Antes las fuertes críticas de los diversos sectores políticos y legislativos, así como del obrero, el líder de los trabajadores mineros Napoleón Gómez Urrutia hizo su reaparición en México para registrarse como senador de la República, para lo cual confesó estar “contento de regresar a su patria”, tras más de diez años de auto exiliarse en Canadá.

En su presentación que se desarrolló en la Cámara Alta, el cuestionado dirigente minero se notaba muy tranquilo ante la protección de un séquito de elementos de seguridad que se postraron a su alrededor al presentar su carta de inscripción para integrarse a los trabajados de la XLIV Legislatura del Congreso de la Unión.

Vestido de traje negro, camisa blanca y una corbata que hacía tono con su vestimenta, Napoleón Gómez Urrutia se integrará al equipo legislativo de la bancada del Movimiento de Regeneración Nacional, asegurando que se encontraba contento por su regreso a México.

“Estoy muy contento de regresar a mi patria”, precisó al exhibir su carta de inscripción como Senador de la República y que sin embargo, entre la sociedad no se da crédito que el C. Napoleón Gómez Urrutia no le preocupaban los señalamientos que se le han hecho por el presunto delito de desvío de 55 millones de dólares de un fideicomiso de trabajadores mineros.

Tras realizar su proceso de credencialización, dijo que como parte de su agenda como legislador tratará de ayudar en lo más posible en la reconstrucción del país, toda vez que consideró la urgente necesidad de cambiar la política económica para terminar la desigualdad y la pobreza, así como eliminar la corrupción. Fuera de esta declaración se abstuvo de responder a las inquietudes de los periodistas.

Anunció en la breve presentación que este jueves 30 de agosto, su equipo de prensa e imagen enviará la invitación para convocar a una conferencia de prensa que se desarrollará a partir de las 11:00 horas sin precisar el sitio de este encuentro con reporteros.

Conciliación debe ejecutar laudo a favor de mineros

En tanto, la Comisión Permanente exhortó a la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, para que, apegado a derecho, realice el procedimiento de ejecución del laudo dictado a favor de diversos agremiados del Sindicato Nacional de Mineros, Metalúrgicos, Siderúrgicos y Similares de la República Mexicana.

Con el objeto de dar seguimiento a dicha resolución, cuyas demandas se interpusieron desde 2006, y que señalan que no les fueron entregados los recursos que habían sido depositados para su beneficio por la empresa Grupo México en un fideicomiso.

A favor del dictamen, la diputada Arlette Muñoz Cervantes, del PAN, resaltó que de acuerdo a la resolución de la Junta Federal, el aún secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, Napoleón Gómez Urrutia, debe repartir entre los trabajadores mineros del Grupo México y otras empresas, los más de 54 millones de dólares del Fideicomiso que entregaron a dicho sindicato en 2005.

Subrayó que Gómez Urrutia busca regresar al país cuando tenga un escaño en la Cámara de Senadores, pues es candidato a senador por la vía plurinominal.

La legisladora precisó que como legisladores se debe garantizar que en México prevalezca la justicia antes de prebendas electorales, y que es obligación de los partidos políticos que los perfiles de candidatos a distintos cargos de representación estén libres de cualquier señalamiento.

Sin embargo, con el acto de credencialización a favor del dirigente minero, se cristaliza un acto deleznable donde el paraguas de la impunidad “le sonríe” a Gómez Urrutia quien deberá aclarar ante la opinión pública los procedimientos y acusaciones que ha sido objeto en su contra de “desaparecer” un fideicomiso que asciende a 55 millones de dólares y que pertenecen a los agremiados de su sindicato.

A pesar de ello, en redes sociales se desbordaron en felicitar al dirigente a quien le indicaron que “muchas felicidades Napoleon confiamos en usted”, así como “bravo compañero Napoleón Gómez Urrutia. Lo hemos leído permanentemente en sus publicaciones y libros. Es usted un digno dirigente de la clase obrera y seguros estamos que será usted un gran Senador de la República”.

Deja un comentario