Manuel Aparicio

Qué espectáculo tan deprimente dieron los sedicentes maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, apedrear lo vehículos en los que transportaban al Secretario de Educación Pública del gobierno federal, y a la comitiva que encabezó el gobernador Fausto Vallejo: Sobre todo, porque en la capital michoacana Emilio Chuayffet, anunció la inversión de 137 millones de pesos para mantenimiento de planteles.

Pero lo más grave es la desfachatez del secretario técnico “A”, de la CNTE, quien aseguró ante los medios de comunicación que los supuestos maestros michoacanos, solo pretendían acercarse al titular de la Secretaría de Educación Pública, para entablar un diálogo directo cuya finalidad sería plantearle el posicionamiento de rechazo a la reforma educativa. Aunque lo que buscaban y lograron fue sabotear el evento.

Cualquiera dirá, vaya que estilo tienen estos usurpadores del magisterio, para “convencer”, al interlocutor, piedras en mano y entablar un diálogo. Y reitero usurpadores, porque no concibo a un profesor actuando como un desquiciado, cuando su inteligencia y preparación les daría lo suficiente para, precisamente iniciar un diálogo que esgrima argumentos a pesar de que se enciendan los ánimos, prevaleciendo siempre la capacidad de raciocinio.

Hoy como siempre, vimos a estos supuestos profesores actuando como provocadores, vándalos, viles delincuentes que irrumpieron un acto oficial en donde se anunciaba una inversión de 137 millones de pesos para el mantenimiento de planteles de nivel básico en la entidad. Cuando se enteraron de que la turba se encontraba al exterior del Centro de Información Arte y Cultura de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo la “Universidad Nicolaita”; cerraron las puertas porque los salvajes arremetieron a pedradas.

Bueno en el evento, se firmó el convenio para la regularización administrativa y financiera de esa Máxima casa de estudios; ahí estaba Fausto Vallejo, el gobernador, y el rector de la universidad, Salvador Jara Guerrero. Y Aunque sea tema aparte debo decir que la Universidad Nicolaita transita por momentos complicados en materia económica en virtud de que tiene un déficit de alrededor de 500 millones de pesos y solo les donan 30 millones de pesos.

En fin, ustedes creen que 40 pelafustanes representan a los profesores que se dicen inconformes con la reforma educativa y ahora con sus leyes secundarias… Lo he dicho una y otra vez, éstos dedicados al desorden al servicios de gentes como Andrés Manuel, no tienen interés en que mejore la educación, porque sus alumnos entre más manipulables mejor…

Deja un comentario