Los mexicanos esperamos igual sanción que a Benítez y Korenfeld

Luis Repper

Por Luis Repper Jaramillo*

[email protected]

Hasta ahora el caso despido/renuncia/cese/corrida del ex Director General de la Comisión Nacional del Agua, (Conagua), David Korenfeld, por el uso corrupto de un helicóptero del organismo, para que el mexiquense (ooootro) se trasladara junto con su familia y amigos de sus hijos, desde Huixquilucan hasta el AICM, es una cortina de humo, un intento de desvío de atención pública, por una razón poderosa que el gobierno de la república quiere ocultar.

Sí. Lo de Korenfeld es un caso más de corruptelas oficiales y no le quedo de otra al inquilino de Los Pinos, que “sacrificar” a su amigo para proteger a su alfil (jajajaja) para 2018.

Me referiré a Luis Videgaray Caso “el Mejor Ministro de Finanzas del Mundo 2014”, según la Revista Euromoney, quien en sus vacaciones de Semana Santa, utilizó el avión TP 02, (Boeing 737) de la Presidencia de la República, para fines familiares, de vacación, en días inhábiles; y no sólo eso, también usufructuó un helicóptero oficial, a un séquito de elementos del Estado Mayor Presidencial, para su seguridad, de su parentela y de los amigos de sus hijos, a quienes subió a naves oficiales en uso personal.

Si Korenfeld Federmann, “fue corrido” vergonzosamente, los mexicanos no nos explicamos por qué Videgaray no ha sido cesado, pues rebasó el uso de bienes públicos por placer, diversión, asueto, situación que tiene prohibido por Ley.

Para mala suerte (de ambos), priistas desde luego, la herramienta que desenmascara la corrupción, la Red Social, la Internet, sirvió de prueba para desvestir al Mejor Ministro de Finanzas del Mundo, ¡Ajá! y exhibirlo internacionalmente.

Y surge de inmediato la pregunta y acrecenta el enfado de la sociedad. Si el ex Procurador Federal del Consumidor, Humberto Benítez Treviño, fue corrido por Peña Nieto, en mayo de 2013, por el escándalo provocado por su hija, Andrea, quien prepotentemente ordenó a los inspectores de la Profeco clausurar un restaurante porque no le asignaron la mesa que “Ladyprofeco” deseaba, el cese vino de inmediato. Ahora los mexicanos se cuestionan, por qué no corre a Videgaray por actos de corrupción e impunidad en que incurrió.

Ya pasó una semana de esta falta de respeto del titular de Hacienda y Crédito Público a los mexicanos y Peña Nieto nada ha hecho para remediar esta corrupción.

Tal vez “no lo sabe”, le resulta indiferente, no es importante para él, pero entonces habrá que recordárselo y ojalá tome una decisión que satisfaga a los mexicanos, una explicación razonable (no como la de la Casa Blanca, de las Lomas de Chapultepec) y ponga en su lugar a su brazo derecho. De no hacerlo, el mensaje será claro “hay que cuidar al sucesor” y perdonarle todas sus torpezas, entre ellas, la crisis económico financiera del sexenio, a la que se suma hoy, la corruptela del uso de bienes públicos para fines personales –con todo y colados- para vacacionar en Chihuahua.

Estos fueron los hechos, señor Peña: el secretario de Hacienda vacacionó la Semana Santa con su familia, y amigos de sus hijos, en la Sierra Tarahumara, escoltados por un impresionante operativo de agentes del Estado Mayor Presidencial, de policías federales y estatales.

El funcionario hizo escala técnica en la Ciudad de Parral. De ahí voló a Creel, municipio de Bocoyna, en donde pobladores observaron pasar, rumbo a las Barrancas del Cobre, una unidad de policías federales seguida de tres camionetas Suburban y unidades estatales.

La esposa de Videgaray, Virginia Gómez del Campo, fue vista en Creel, mientras el avión presidencial TP02 fue ocultado en el hangar de gobierno de Chihuahua.

Pobladores de Creel calificaron el despliegue de seguridad en las vacaciones de la familia Videgaray de “ridículo e insultante”, ya que las autoridades estatales esconden hechos delictivos en la región para dar buena imagen de la Sierra Tarahumara.

Habitantes de Cusárare revelaron que durante varios días hasta en tres ocasiones el helicóptero oficial cruzaba el municipio trasladando a una ceremonia religiosa rarámuri al Secretario Videgaray, su esposa, sus tres hijos, acompañantes y amigos que viajan con él, resguardados en todo tiempo por miembros del Estado Mayor Presidencial y militares, mientras el funcionario se acercó a algunos pobladores para preguntar detalles de la ceremonia o por sus artesanías.

Señor Enrique Peña, le doy más datos de la presencia de Luis Videgaray en Chihuahua, vacacionando (claro que tiene derecho), pero NO con recursos públicos (avión, helicóptero, guardias del EMP, camionetas y patrullas federales, estatales y municipales, estas últimas por cortesía del inmoral gobernador del Estado, el priista, César Duarte. Ahí le van: el sacerdote jesuita y vicario de la parroquia de Creel, Javier Ávila, lamentó que las vacaciones del Secretario de Hacienda y su familia en la Sierra Tarahumara fueran ofensivas pues se trata del funcionario que debe cuidar el dinero de los mexicanos. El religioso sostuvo que el viaje es ofensivo por el gran despliegue de seguridad para cuidarlo. Confirmó que la familia Videgaray llegó en helicóptero a Cusárare. Un rarámuri vio cuando llegaron tres veces a bordo del helicóptero “en donde iban con parientes, muchachitos o muchachitas, que andaban con sus hijos”.

Los medios de información, columnistas, articulistas, comentaristas de radio y televisión, en Chihuahua, Tamaulipas, Nuevo León, Durango, la Ciudad de México y casi de todo el país, menos los incondicionales del Sistema, retomaron el tema Videgaray/Chihuahua, exhibiendo la prepotencia, inmoralidad, corrupción, insulto y desvergüenza del funcionario, pero en Constituyentes y Parque Lira pretenden minimizar, sin embargo las Redes Sociales, la Internet, no se les escapó, subiendo, incluso, a través de Youtube, carrusel de fotografías en donde aparece Videgaray, custodiado por decenas de elementos militare y del EMP, con lujo de prepotencia e intimidación, haciendo a un lado –no dejando a los rarámuris e indígenas de la zona, siquiera- acercarse al sujeto.

Acusa una mujer indígena que “cuando el señor venido de la Ciudad de México quiso conocer el mercado de artesanías de Creel, los elementos del EMP impidieron a los lugareños entrar al sitio, mientras los policías federales formaron un cordón de seguridad de una manzana para impedir acercarse al lugar; los policías estatales y municipales cercaron dos calles a la redonda para que ningún vehículo local se acercara al mercado.

¡Qué mensaje! Un simple funcionario público con actitud presidencial cuando faltan todavía 4 años para renovar al gobierno.

Pero este no es el leed del asunto, señor Peña, su Secretario favorito, su protegido y eventual sucesor –si los mexicanos lo permitimos- violó la Ley de los Servidores Públicos al disponer de manera familiar infraestructura oficial y personal que no está asignado a esas funciones, sin que hasta ahora suceda algo. Por menos de esto Benítez Treviño fue corrido vergonzosamente de la Profeco; Korenfeld Federmann, cesado ¿Cuándo aplicará el mismo castigo –ante los ojos de los mexicanos- contra el impune Luis Videgaray Caso? O existen otros intereses que le impiden medir con el mismo rasero, una acto de corrupción, prepotencia e inmoralidad; recuerde también la crisis económico/financiera que se traduce en desempleo, pobreza, pobreza extrema, aumento exponencial del comercio informal por la pésima visión, política hacendaria, fiscal y económica implementada el Mejor Ministro de Finanzas del Mundo 2014, razones suficientes para correrlo, despedirlo, exhibirlo.

¿Quiere más pruebas o éstas son suficientes? Las Redes Sociales, periodistas, medios de información serios, columnistas, etc. hemos exhibido al funcionario… ¡Aah! no olvide la compra dudosa de la casa de verano que Luis Videgaray hizo al amigo, en común, Juan Armando Hinojosa, de Grupo Higa, en el exclusivo club de golf de Malinalco, Estado de México, a través de un financiamiento sucio y convenenciero.

Los mexicanos esperamos una acción contundente, pública y verdadera. Ésta, como usted dice, sí sería una buena noticia, aunque se queje permanentemente de que no reconocemos que a veces hay cosas buenas… y la verdad, no las hay.

Miembro de la Academia Nacional de Periodistas de Radio y Televisión (ANPERT)

Deja un comentario