Vladimir Galeana 

 

Grave, muy grave que desde el anonimato se pretenda infundir miedo a los integrantes y trabajadores de un medio de comunicación tan importante como es el Grupo Reforma. Si algo tenemos que valorar quienes trabajamos en los medios de comunicación, es que estamos viviendo un episodio inédito y una circunstancia desconocida en la que  tendremos que movernos con mucho cuidado en los meses y quizá años venideros. La tendencia ideológica del actual régimen camina por el mismo sendero que ha caminado Venezuela.

(Imagen de El Sol de México)

Habrá quienes cuestionen una afirmación de este tamaño, pero no podemos olvidar que el propio Presidente de la República ocultó en Palacio Nacional la llegada de Nicolás Maduro, el sátrapa que hoy ejerce dictatorialmente el gobierno en Venezuela, y que como el criminal que es lo tuvieron que resguardar en Palacio Nacional para evitar que pudiera ser increpado o agredido. Más tarde se tomarían la foto oficial que circularía profusamente en los medios y las redes sociales. Desde ese episodio sabíamos lo que seguiría.

Para que no hubiera dudas, el señor Andrés López Obrador señaló que Nicolás Maduro es su amigo, y antes que pensar en consolidar su gobierno, mando al titular de Relaciones Exteriores a que gestionara la salida de Evo Morales en un avión para traerlo a México. Los especialistas del fenómeno delincuencial que se mueve en torno a la droga han señalado que el señor Evo Morales es el principal narcotraficante del Continente, y quien ha  hecho posible que el Cartel de Sinaloa siga siendo exitoso pese al encarcelamiento del “”Chapó Guzmán”.

El fallido operativo para detener a Ovidio, heredero de las glorias de su padre en la organización criminal más importante del mundo, contó con toda la complicidad del Presidente de la República para que alcanzará su libertad después de ser detenido por el Ejército Mexicano, colocando al país a merced de los deseos de una pandilla de narcotraficantes. ¿Tendrá este episodio alguna relación con la permisibilidad del llamado Cartel de Jalisco Nueva Generación, cuyos convoyes circulan por todas partes sin que sean molestados ni con el pétalo de alguna mención en las conferencias mañaneras?

Y eso me lleva a la siguiente pregunta: ¿tendrá el actual régimen gubernamental las complicidades que tanto escribimos y describimos en los sexenios anteriores? Maduro y Morales son los mayores narcotraficantes del Cono Sur, y son amigos estrechos del Presidente de la República. Con la permisibilidad que tienen los de Sinaloa y el CJNG, hay quienes ya han externado sus temores de que efectivamente exista contubernio de los carteles de la droga en el Continente con el gobierno mexicano.

Por lo pronto la amenaza al Reforma es grave, y no podemos descartar que quienes ejercemos nuestra libertad de expresión tengamos que padecer un escarmiento violento. ¿Son capaces? Claro que lo son, por eso muchos tuvimos que dejar los medios en que trabajamos durante tantos años, porque la instrucción fue expresa: o salen o dejan de salir. Así de sencillo, y somos varios los periodistas incómodos que siempre denunciamos el cariz dictatorial de Andrés Manuel López Obrador. El llamado de diputados de Morena a intelectuales y periodistas no es un simple mensaje, es una grave amenaza. “Así no minorías” comienza la advertencia. Después complementarían con “Amarillismo de Investigación”. Al tiempo.

[email protected]


Deja un comentario