Por: Nancy Grajeda

 

Ciudad de México.- Tras la realización de un mitin de protesta con 3 mil mexicanos organizados en el Movimiento Antorchista, el gobierno federal, a través de Lilia Aguilar, encargada de atención a organizaciones sociales, se comprometió a reinstalar las mesas de trabajo y a dar solución, vía dependencias federales, a la petición de obras y servicios para miles de mexicanos de pueblos y colonias marginadas.

Este día, alrededor de las 11 de la mañana, una comisión de amas de casa, estudiantes, maestros y campesinos, se dieron cita en las inmediaciones de la Secretaría de Gobernación (Segob) para solicitar al gobierno federal que encabeza Andrés Manuel López Obrador, diera respuesta a ¿quién, cómo y cuándo se van a realizar obras públicas en este gobierno?.

Luego de que una comisión fue recibida en las oficinas de Bucareli, Homero Aguirre Enríquez, vocero y gestor nacional del Movimiento Antorchista señaló que la pobreza y la marginación agobia la vida de miles de mexicanos; y que eso ocasiona protestas como mítines y marchas. “Antorcha es un grupo de mexicanos trabajadores, amas de casa que tienen que cuidar de sus hijos y a pesar de eso tienen que luchar porque las circunstancias del país así lo indican”.

También dijo que el antorchismo nacional se siente indignado cuando se quiere cambiar el nombre de Movimiento Antorchista por Antorcha Mundial; además, señaló enfáticamente, que las calumnias y mentiras que se inventa diciendo que los dirigentes quieren recursos, no es más que una maniobra política para no atender las verdaderas demandas de la población; todos los mexicanos organizados deben protestar “lo diga quien lo diga”.  “Antorcha siempre va a protestar cuando nos calumnien y cuando se quiera deformar la Organización”.

Nosotros no queremos dinero en manos de nuestros líderes o agremiados; Antorcha no quiere recursos para luego repartirlo entre ustedes, eso que se has dicho es calumnia e invento para enlodar al antorchismo.

Al referirse a las acciones del gobierno federal dijo que “Si el gobierno quiere dar tarjetas, por la edad de los mexicanos o porque lo necesitan, bienvenidas esas tarjetas; pero hoy venimos a pedir obras como agua, luz, drenaje, vivienda, educación, salud, algo por lo que se ha luchado toda la vida, por servicios para la gente que carece; eso va a seguir haciendo. “Queremos que nuestros hijos tengan escuelas, clínicas o centros de salud para curarnos; queremos pavimentaciones, luz y drenaje para nuestras colonias y pueblos, pero esto no se va a resolver con la entrega de tarjetas”, aseguró Homero Aguirre.

Finalmente dijo que si esas reuniones no rinden frutos y no se atiende las peticiones de obras y servicios, no serán los tres mil mexicanos los que se reúnan en las inmediaciones de la Segob Federal, sino miles y miles que podrían llenar el Zócalo de la Ciudad de México y varios zócalos de entidades cercanas.

 

 

Deja un comentario