Como ocurrió a la panista Josefina Vázquez Mota en su arranque de campaña en 2012 en el estadio Azul, Lopez Obrador conoció hoy el mayor fracaso de sus actos de campaña en el inmueble donde juega el equipo de futbol Veracruz. El acto se programó a la misma hora del juego México contra Corea del Sur; el candidato tomaría el medio tiempo para su discurso de proselitismo electoral, pero el plan fracasó. López Obrador llegó al estadio y encontró un graderío casi vacío; al centro, en la cancha, las sillas solas esperaban a una concurrencia que buscaba cubrirse del sol.

Deja un comentario