Raymundo Medellin

En el 2006, en medio de un ambiente político post electoral que cuestionaba los resultados, Fox debió hacer su última rendición de cuentas. Se presentó en el Congreso con la intención de entregar su Informe y leer un mensaje en vivo, pero los ánimos estaban encendidos en la Cámara, legisladores del PRD impedían su participación directa.

Sin subir a la tribuna, dio un mensaje ahí mismo, el más corto hecho para un Informe.

“Secretarios, senadores y diputados: en cumplimiento a lo señalado por el artículo 69 de la Constitución, he asistido a este Congreso de la Unión y hago entrega del Informe correspondiente al último año de mi gestión. Ante la actitud de un grupo de legisladores que hace imposible la lectura del mensaje que he preparado para esta ocasión, me retiro de este recinto”, dijo Fox en ese momento”.

Qué curioso, ahora los mismos perredistas piden al Presidente que regrese a dar su informe al Congreso.

La iniciativa, presentada por el coordinador de los diputados del sol azteca Francisco Martínez Neri, propone que el presidente en turno debe acudir a la apertura de sesiones del Congreso cada año, en donde además de entregar su informe por escrito, podrá “dar un mensaje político”.

Pero la propuesta agrega que el presidente debe estar obligado a presentarse “en fecha posterior” en la Cámara de Diputados para “exponer el informe en el que rinda cuentas sobre el estado general que guarda la administración pública del país”.

Luego de recibir el Tercer Informe de Gobierno, conforme al protocolo, el presidente de los senadores, Jesús Zambrano Grijalva, invitó al titular del Ejecutivo federal a acudir al Congreso para escuchar y discutir los distintos puntos de las bancadas sobre el rumbo del país.

Señaló que es necesario que el Presidente de la República entregue personalmente el informe y que pueda “discutir, escuchar, los distintos tipos de vista de la pluralidad que componen el Poder Legislativo”.

Al recibir el Tercer Informe de Gobierno de manos del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, en el Salón de Protocolos del Edificio C de la Cámara de Diputados, expuso que “también serviría para escuchar de viva voz las consideraciones que tiene el mandatario federal sobre el rumbo del país y que están plasmadas en el documento que se nos entrega”.

Acompañado por los integrantes de la Mesa Directiva y por el presidente del Senado de la República, Roberto Gil Zuarth, así como por los coordinadores legislativos, expuso que la LXIII Legislatura intentará construir los grandes acuerdos en los que se pongan por delante las coincidencias.

“Encausaremos un diálogo de manera civilizada en el que pondremos por delante el bienestar de México, que es el bienestar de la gente”.

Indicó que el paquete económico que se recibirá a más tardar el 8 de septiembre seguramente contendrá los elementos que nos permitan propiciar crecimiento y generación de empleos.

Sobre la necesidad de que el Presidente de la República entregue personalmente el informe de gobierno sería una señal muy positiva y poderosa para el fortalecimiento de la democracia, explicó.

Zambrano Grijalva puntualizó que ojalá ambos poderes pudieran coincidir con el fin de ir construyendo y consolidando el ejercicio democrático en nuestro país.

Al día siguiente, el Presidente Enrique Peña Nieto dio un mensaje respecto a su tercer informe, ahí nuevamente Jesús Zambrano le pidió que regresara a dar su informe al Congreso, el presidente le dijo simplemente: “Luego hablamos de eso”.

¿Ignorancia política?

No es posible en Jesús Zambrano?

La decisión de que el Presidente regrese al Congreso no es cuestión de que el Presidente quiera. Los legisladores deberían legislar al respecto como cuando en 2008 el Poder Legislativo aprobó una reforma para que el presidente solo tuviera que entregar su informe de gobierno por escrito

Deja un comentario