Por: Gloria Brito Nájera

 

Entre todos los sectores y clases sociales de la población que están siendo afectados por los fracasos que sin parar viene cometiendo el actual gobierno de morena se encuentra la juventud estudiosa. Desde hace más de dos milenios la civilización humana distinguió de entre su seno a los sabios y estudiosos por su aportación creadora al bienestar social de su tiempo, creándoles condiciones para realizar su trabajo, lo que les permitió haber dejado huella de su esplendor. A lo largo de la historia, la humanidad ha aportado miles de talentos, genios, hombres de ciencia. Y hasta la fecha los estudios científicos y los grandes descubrimientos nos han permitido hacer un despliegue de las fuerzas productivas para la sobrevivencia de la humanidad sobre todo en épocas de crisis de cualquier tipo, como las que estamos viviendo hoy derivadas de la pandemia del COVID-19.  En la ciencia descansa pues, la salvación de la humanidad.

 

También para el mundo prehispánico la cultura tuvo mucha relevancia, solo por mencionar algunos ejemplos, la primera escuela de cultura en Mesoamérica se fundó en Texcoco, y fue ahí y en Tlatelolco en donde se formaron las primeras (amoxcalli) bibliotecas para guardar los códices; asimismo es valioso mencionar la primera biblioteca pública del continente americano que se fundó en Puebla “la Palafoxiana”. En la época contemporánea, uno de los cambios importantes del siglo pasado fue la fundación de la UNAM (entre las más sobresalientes del mundo) y el Politécnico que ha dado varias generaciones de jóvenes preparados, hijos de la clase trabajadora. En toda Latinoamérica creció el prestigio de México por los avances conseguidos en la educación de las grandes masas de la población y lo que se iba logrando en el terreno humanístico, científico y técnico aplicado a la producción del agro y la industria, a ello se debe que nuestro país se encuentre entre las 15 principales economías del mundo. Aunque, dicho sea de paso, pues no es tema de este escrito, debo señalar que paradójicamente somos de los países con más desigualdad social.

Por eso llama la atención que el presidente López Obrador desdeñe tanto la ciencia, argumentando que esta no es necesaria para gobernar, encomendándose a las estampitas religiosas, a los milagros y a los amuletos. Sorprende como el gobierno morenista desprecia tanto a la gente preparada, a la ciencia, tirando al bote de la basura lo que tenemos ganado en educación, por ejemplo, le quitó presupuesto al CONACYT (Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología) desapareciendo becas y nulificando su funcionamiento. Siguiendo con esta política inherente al gobierno de morena, amante de la ignorancia y contrario al desarrollo histórico de la humanidad, de desmantelar todo lo que sea conocimiento, los damnificados son ahora los recién graduados de las universidades y centros de educación superior de todo el territorio nacional.    

En la revista Forbes de 15 junio 2020 se lee “Generación 2020: Covid-19, graduarse en medio de una crisis”, apunta que “…miles de egresados de las universidades mexicanas se integrarán a las filas… que buscan empleo”. Entrevista al doctor Alfonso Bouzas miembro destacado del Instituto de Investigaciones Económicas, quien agrega que durante los últimos 30 años se han formado en las universidades una serie de “generaciones perdidas” (por la falta de trabajo) y el panorama parece ser todavía más delicado con la crisis económica que se presenta para este año, crisis ocasionada no sólo por la pandemia sino también por la política errada del gobierno morenista arriba señalada. Es la misma apreciación de los jóvenes profesionistas recién egresados, entrevistados por el mismo medio “Giovani Oliva egresado en derecho por la UNAM avizora un mundo laboral muy complicado tras el coronavirus; Axel Cruz, del Tecnológico de Monterrey… será difícil conseguir trabajo; Juan Pablo Gómez, licenciado en Diseño Industrial, tiene miedo ante el panorama económico del país… el temor es la palabra, pero eso nada importa a los gobernantes”.

El analista Mauricio Kuri afirma (El Universal, 8 junio 2020) “millones de personas se han visto afectadas por esta crisis, pero sin duda los jóvenes son los que más resentirán el daño…”. Hoy lamentablemente, 4.3 millones de ellos se quedarán sin empleo, no encontrarán uno nuevo o dejarán sus estudios por falta de recursos económicos. El 23% que conservaron su empleo han visto disminuidas sus horas laborales y por supuesto también su sueldo. IMSS e INEGI mencionan que la generación de jóvenes milennials perdió en estos meses el 65% de sus empleos formales, estas generaciones son las más preparadas y tienen sueldos de miseria.

Concluyo: Si tantos atropellos nos están causando el gobierno morenista y AMLO que prometieron el oro y el moro a cambio del voto. Con el mismo recurso, con los votos de la mayoría de la población, se debe conquistar el poder. Se avecina el proceso electoral, junio 2021. Nuestro país necesita lograr la independencia en la Cámara de Diputados, no más diputados de rodillas y a las órdenes de AMLO, debemos evitar un gobierno autocrático. El deber de todos los mexicanos descontentos con el estado de cosas del país, es ponernos de pie y formar un frente electoral por el triunfo en las próximas elecciones.

 

Deja un comentario