Raymundo Medellin

Todavía no tomaba posesión del cargo Juan Hugo de la Rosa cuando había comentado que el municipio iba a pedir un préstamo por 200 millones de pesos.

Los más de 2500 ayuntamientos del país practican un círculo perverso, tenemos un sistema corrompido por la voracidad de los políticos que llegan a servirse del puesto y no para servir a su comunidad, a la que le pidieron el voto y le prometieron maravillas.

Imagínese usted que al alcalde que es al funcionario que le pagamos por hacer un trabajo lleva en su planilla ya mayoriteado el cabildo… democracia, ¿cuál democracia; ni siquiera elegimos a nuestros regidores, se elige una planilla en la que se vota por el titular, por el candidato a presidente municipal, pero en esa planilla al ganar gana la mayoría que le dirá sí a las pretensiones del alcalde, por ello de esta manera ya llega mayoriteado el cabildo.

El Congreso Nacional Ciudadano está luchando para romper esas maniobras antidemocráticas donde el alcalde que llega, al no encontrar dinero lo primero que hace es lo más sencillo, lo que solamente puede concebir un cerebro del tamaño de una nuez, pide dinero prestado; lo que será una deuda que paguen los ciudadanos mediante aumento de predial, de servicios, derechos y esa deuda cada día se hace más grande, y en un país que se jacta de ser democrático, deben terminar de este abuso de alcaldes de manera seria.

En Monterrey se acaba de vivir el ejemplo de Adrián de la Garza, quien con sus regidores que eran mayoría porque eran los que iban en su planilla, aprobaron una deuda pública para gasto corriente, según el artículo 1178 constitucional, fracción octava, no se debe pedir dinero prestado si no es para inversiones productivas, lo que hizo ese cabildo, fue denunciado y afortunadamente el Congreso estatal ya evito el abuso al darle para atrás a esa deuda.

Los alcaldes deben aprender a trabajar con el dinero que ingresa, pensar en que tienen tarjetas de crédito para estar endeudando a la ciudadanía es verdaderamente una agresión a los gobernados que son los que finalmente, ellos, sus hijos, nietos y bisnietos quienes van a pagar esa hipoteca.

Los ciudadanos organizados deben impedir que sus autoridades municipales contraigan deuda; mediante células ciudadanas se puede lograr el objetivo; hay que ver las cosas como lo que son que es, la deuda pública esclavizar a tus hijos y nietos, a tus descendientes, los lleva a que paguen altos impuestos por las deudas indiscriminadas que los alcaldes contraen.

Se hace necesario que los regidores sean gente electa por el pueblo de manera directa, se puede, claro que se puede, en Cherán, Michoacán, las 14 personas que forman el Cabildo, en primera no cobran, segundo, son elegidos por el pueblo de manera individual y tercero, el alcalde sabe que ese cabildo es el patrón es el jefe y representa a la ciudadanía.

Los regidores y síndicos electos mediante la clásica planilla son legales, pero resultan ilegítimos, ya que en la mayoría de los casos no representan a su comunidad, representan los intereses personales o de partido y por ello los alcaldes tienen a los regidores y síndicos de su planilla como incondicionales; se trata de un círculo perverso que se debe cortar y romper de raíz, se tiene que elegir a los regidores y correr al Cabildo y alcaldes que lo único que hacen es endeudar a sus gobernados.

En el cabildo que acompaña en su administración a Juan Hugo de la Rosa García hay gente joven y personas con amplia experiencia social, hay gente valiosa que verdaderamente quiere que las cosas cambien para bien de la comunidad, esperemos que por sobre esas ideas reformistas que un día comentaron, no se anteponga el agradecimiento al alcalde por la posición que tienen o respondan al sometimiento con un sí a todo lo que les imponga el alcalde, aunque saben que eso daña a sus representados, al pueblo.

Deja un comentario