nezt radio001

El PRI desaprovecha a sus líderes sociales

29 / Noviembre / 2016,

Manuel Aparicio

Hace tiempo escuche a un líder quejarse de que su trabajo político en favor del PRI, no era reconocido por los líderes de su partido en su estado. En esa ocasión acompañado de algunos periodistas, el referido líder después de una amplia charla remato señalando “y todavía, si te atreves a cuestionar del por qué, después de tantos años de servicio no eres tomado en cuenta. La respuesta es agresiva: nadie te pide permanecer en el Partido, tú nos necesitas, tú no eres necesario y menos indispensable; así que si quieres seguir siendo priísta, tú tienes la palabra”.

Por supuesto que se trata de una actitud arrogante. Son desplantes que se registran en todos los partidos políticos, y esto explica, de alguna manera, la deserción de muchos líderes a pesar de que se suponen parte importante para algún partido político. Uno de tantos casos que me vienen a la mente, es el del Movimiento de Ciudadanos Organizados MOCIO, que se especializa en promover el voto en favor de quien lo decida. Así quedó demostrado con el triunfo de Juan Hugo de la Rosa como alcalde de Nezahualcóyotl, cuya contundencia se apuntaló gracias a los votos que MOCIO movilizó a las urnas.

Esta organización ha logrado el reconocimiento de líderes de la región gracias a la estrategia política diseñada por el Maestro en Derecho y catedrático de la UNAM, Santos Montes Leal, quien por cierto, hace unos meses renuncio al PRI, partido político al que prestó sus servicios durante por lo menos dos décadas; y, desde el surgimiento de MOCIO hace más 15 años, trabajó intensamente gestionando atención y servicios para los habitantes de Nezahualcóyotl y otros municipios incluyendo algunas delegaciones de la Ciudad de México, superando la adhesión de 15 mil ciudadanos en la llamada gran familia MOCIO que en época de elecciones se convierte es una máquina generadora de votos.

Por eso llamó la atención la renuncia de Santos Montes Leal, al PRI, después de que se desempeñó como secretario del ayuntamiento encabezado por José Salinas Navarro, en donde tuvo que enderezar entuertos dejados por el ex alcalde Edgar Cesáreo Navarro, quien abandonó la administración para alcanzar la diputación federal buscando la protección del fuero para no enfrentar denuncias por terribles actos de corrupción… Es decir Montes Leal demostró su capacidad. El reconocimiento a tal desempeño, dijeron sus correligionarios, deberá ser un puesto de elección popular. Sin embargo, no fue así, al contrario lo relegaron.

Esta fue la razón por la que Héctor Bautista, líder de la corriente perredista ADN, pidió convencer a Santos Montes Leal, de sumarse a su proyecto político, ofreciéndole de entrada la dirección de Planeación del ayuntamiento que encabeza Juan Hugo de la Rosa, desde donde el catedrático de la UNAM continúa demostrando sus capacidades. Dicho de otra manera, en el PRD, sí lo valoraron y están aprovechando su valía, pero lamentablemente “mandos menores”, en el PRD, bloquean el trabajo de Montes Leal y no le permiten ejercer a plenitud su potencial.

La pregunta es, por qué siendo Montes Leal, factor de unidad entre sus correligionarios, en el PRI despreciaron su talento y sobre todo que cuenta con una bien estructurada organización de ciudadanos que militan, incluso, en diferentes partidos políticos, lo cual muestra su poder de convocatoria, y cada día, con trabajo de campo, gana la confianza de más ciudadanos y los suman a la llamada Familia Mocio. De esa manera asumen el compromiso de trabajar en favor del partido político que Montes Leal indique, como lo demostró al apuntalar el triunfo del PRD.